Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Otros temas de farmacovigilancia

Australia. Efectos secundarios y errores de medicación hospitalizan a 250.000 anualmente (Medication side effects and errors hospitalise 250,000 a year)
Doug Hendrie
The Royal Australian College of General Practitioners, 31 de enero de 2019
https://www1.racgp.org.au/newsgp/clinical/medication-side-effects-and-errors-putting-250,000
Traducido por Salud y Fármacos

Un nuevo informe revela que un cuarto de millón de australianos es hospitalizado anualmente después de mezclar medicamentos o experimentar efectos secundarios de los medicamentos.

El problema se está convirtiendo en un problema importante de salud pública, dado que las cifras son cuatro veces superiores a las hospitalizaciones por accidentes automovilísticos.

Otras 400.000 personas acuden a las salas de emergencia de los hospitales por problemas relacionados con sus medicamentos, incluyendo errores de prescripción, uso inadecuado e interacciones entre dos o más medicamentos.

El informe Cuídese, producido por Seguridad de los Medicamentos de la Universidad de Australia del Sur, y desarrollado por la Sociedad Farmacéutica de Australia (PSA), estima que el costo anual de estos problemas es de casi US$1.400 millones.

El informe encontró que casi todas las personas (el 98%) que viven en asilos para ancianos tuvieron al menos un problema con los medicamentos, y más del 90% de las personas tuvieron un problema relacionado con los medicamentos tras ser dados de alta del hospital.

El presidente nacional de PSA, el Dr. Chris Freeman, dijo que al menos la mitad de estos problemas eran prevenibles, si se pudieran superar los silos existentes en el manejo de medicamentos.

“Si el daño atribuible a los medicamentos fuera una enfermedad crónica, ya sería una prioridad nacional de salud … los gobiernos, los farmacéuticos y otros profesionales de la salud deben trabajar juntos para reducir la alarmante incidencia de errores de medicación, mala suerte, mal uso e interacciones”, dijo.

Se espera que el problema empeore a medida que la población de Australia envejece y aumenta la multimorbilidad.

La autora principal del estudio, la profesora Libby Roughead, del Centro de Investigación de la Calidad del Uso de Medicamentos y Farmacia, dijo que el problema seguirá empeorando.

“A medida que aumenta el uso de productos farmacéuticos, también lo hacen las tasas de errores de medicación, problemas de manejo e interacciones con otros medicamentos”, dijo.

Dos tercios de los pacientes que visitaron a su médico de cabecera en 2016–17 tomaron al menos un medicamento de forma continua, y el 11% había experimentado eventos adversos a medicamentos durante los seis meses anteriores.

“Esto equivale a que casi 1,2 millones de australianos experimentaron un evento adverso a los medicamentos en los últimos seis meses”, dijo el profesor Roughead.

“A cuatro de cada diez australianos adultos mayores se les ha recetado al menos un medicamento potencialmente inapropiado, confirmando la necesidad de tener un mejor control y vigilancia de la forma en que prescriben, dispensan y monitorean los medicamentos”.

La profesora Roughead dijo a newsGP que para ella una de las estadísticas más preocupantes es que a una cuarta parte de todos los pacientes mayores con insuficiencia renal se les está administrando dosis excesivas de medicamentos que se metabolizan a través de los riñones.

“Esa es una gran oportunidad para mejorar e intervenir”, dijo.

La profesora Roughead dijo que no hay una solución simple para el problema del error en la medicación. Pero una posibilidad, dijo, es que los prescriptores den seguimiento entre las dos y las cuatro semanas después de cambiar el régimen de medicamentos de un paciente.

“Necesitamos asegurarnos de que hizo lo que pensamos que haría, no solo asumir que funcionó”, dijo.

“Para los médicos de cabecera, se trata de pensar en las interacciones de múltiples medicamentos y de dar seguimiento si agrega un medicamento nuevo”.

La profesora Roughead dijo que un tema clave para los profesionales de la salud y los pacientes debería ser preguntar si los nuevos síntomas son signos de una nueva enfermedad, o un efecto secundario de la medicación o son interacciones de la medicación.

“La gente piensa: ‘Me pregunto qué enfermedad es esta’, y prescribimos. Pero tal vez es porque estos tres medicamentos interactuaron”, dijo.

La profesora Roughead cree que los farmacéuticos deben ser más proactivos y reflexionar sobre las implicaciones de dispensar.

“A menudo, cuando las personas regresan a renovar su receta por primera vez, interactúan con el farmacéutico, no con el médico. Así que los farmacéuticos deben ser mucho más activos en ese espacio, pensar en los efectos secundarios y trabajar con los médicos “, dijo.

“Después del alta, a menudo, el primer profesional de la salud que ven los pacientes es su farmacéutico. Por lo general, llegan a ellos antes de llegar al médico. Así que podrían tener un impacto real”.

creado el 13 de Mayo de 2019


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section