Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Investigaciones

Public Citizen busca la prohibición de peligrosos suplementos alimenticios con cesio (Public Citizen Seeks Ban of Dangerous Cesium Dietary Supplements)
Worst Pills Best Pills Newsletter article, diciembre de 2018
Traducido por William Louth

La mayoría de los suplementos alimenticios en el mercado no ha demostrado ofrecer ningún beneficio para la salud y son un desperdicio de dinero. Aún más preocupantes son aquellos suplementos dietéticos que son nocivos para la salud humana.

Actualmente, entre los suplementos alimenticios más peligrosos comercializados en EE UU se encuentran aquellos que contienen cloruro de cesio u otros tipos de sales de cesio. Estos suplementos se han promovido como una cura alternativa para el cáncer, a pesar de no contar con evidencia de que aporten beneficios para la salud y de que pueden causar efectos adversos cardíacos fatales.

Para abordar la amenaza que los suplementos alimenticios con cesio representan para la salud pública, el 23 de julio de 2018, el Grupo de Investigación de Salud de Public Citizen (Public Citizen´s Health Research Group) envió una solicitud a la FDA para que prohíba dichos suplementos y envíe comunicaciones de seguridad a los consumidores y a los médicos explicando sus peligros [1].

La regulación de suplementos alimenticios
La FDA no regula los suplementos alimenticios como fármacos sino, mucho más débilmente, como alimentos [2]. La Ley de Salud y Educación sobre Suplementos Dietéticos de 1994 (DSHEA por sus siglas en inglés) modificó la Ley Federal de Alimentos, Fármacos y Cosméticos y estableció regulaciones específicas para los suplementos alimenticios.

Más de la mitad de los adultos estadounidenses utiliza suplementos alimenticios de manera regular; la DSHEA los define como cualquier producto destinado a complementar la dieta que contenga alguna vitamina, mineral, hierba u otro agente botánico, aminoácido o “sustancia alimenticia para uso humano que complemente la dieta al incrementar la ingesta dietética normal”.

Es importante destacar que, a diferencia de la supervisión de fármacos, la FDA no lleva a cabo revisiones de seguridad y eficacia de suplementos alimenticios antes de que se comercialicen. Más aún, aunque las compañías farmacéuticas deben reportar a la FDA cualquier evento adverso serio o inesperado asociado al uso de sus productos que conozcan, para los fabricantes de suplementos alimenticios no existe tal requerimiento de notificación. La FDA también debe demostrar que un suplemento es inseguro para retirarlo del mercado.

La promoción de suplementos dietéticos por las compañías como “naturales” crea una ilusión de seguridad que con frecuencia atrae a los consumidores a comprar productos que en ocasiones pueden ser peligrosos. Este ha sido el caso con los suplementos que contienen cloruro de cesio—la variedad más comercializada de cesio—y otras sales de cesio. El cesio tiene propiedades químicas similares al sodio y al potasio, y puede encontrarse en cantidades mínimas en el cuerpo humano.

Cesio: No es una cura para el cáncer.
Durante muchos años, algunos profesionales de salud de medicina alternativa y medicina naturista complementaria han promovido el cloruro de cesio como un tratamiento seguro y efectivo contra el cáncer. Esta sustancia se ha administrado oralmente o como inyectable y se ha promovido como parte de la “terapia de pH alto” contra el cáncer. For ejemplo, Utopia Wellness, un centro de medicina alternativa en Florida asevera lo siguiente en su sitio web:

El cloruro de cesio es un poderoso mineral natural que tiene la habilidad de penetrar las células y de cambiar su pH ácido a un pH alcalino. Este proceso puede destruir el sistema enzimático de una célula cancerosa y detener su habilidad para reproducirse. Tal y como ha sido evidenciado en numerosos estudios que se citan a continuación, esta poderosa terapia de pH alto ha tenido un éxito asombroso contra ciertos tipos de cáncer [4].

El uso del cloruro de cesio como tratamiento alternativo contra el cáncer fue motivado por un estudio con fallos graves, publicado en 1984 [5]. El estudio describió una serie de 50 pacientes con cáncer que fueron tratados con cloruro de cesio durante un periodo de tres años. Los autores del estudio declararon que la mitad de los pacientes se habían recuperado del cáncer. Sin embargo, FDA revisó el estudio y concluyó que tenía errores graves de diseño, incluyendo la falta de un grupo control, por lo que sus conclusiones “no son confiables” [6].

Desde 1984, no se han realizado ensayos clínicos bien diseñados que muestren que el cloruro de cesio (o cualquier otra forma de cesio) sea efectivo para tratar el cáncer. En 2016, como parte de una revisión de las composiciones farmacéuticas que contienen cesio, revisores de la FDA concluyeron que “el cloruro de cesio no ha demostrado ser eficaz para la prevención o el tratamiento de ninguna forma de cáncer” [7].

Los pacientes que acaban siendo engañados y creen que el cloruro de cesio es efectivo contra el cáncer y lo usan, también pueden ser disuadidos de buscar tratamientos convencionales que, de hecho, sí funcionan, y consecuentemente atrasan el inicio de un tratamiento efectivo. Los pacientes con cáncer representan un grupo de personas particularmente vulnerables que se enfrentan a una enfermedad potencialmente fatal y debilitante. Promotores sin escrúpulos de la medicina alternativa pueden utilizar esta vulnerabilidad en su favor y promover falsas esperanzas acerca de terapias inútiles y potencialmente dañinas.

Efectos adversos cardíacos que ponen en peligro la vida
El mayor peligro que representa el uso de cloruro de cesio y otras sales de cesio es su toxicidad cardíaca. Tal y como detallamos en nuestra reciente petición a la FDA de prohibir los suplementos alimenticios con cloruro de cesio, numerosos estudios realizados durante las últimas cuatro décadas han demostrado que el cesio produce cambios en la actividad eléctrica del corazón y que puede desencadenar anormalidades del ritmo cardíaco potencialmente mortales [8].

También ha habido numerosos reportes de casos de pacientes que han experimentado ritmos cardíacos anormales tras la ingestión o inyección de cloruro de cesio u otras sales de cesio. Muchos de estos pacientes presentaron paros cardíacos y por lo menos tres de estos pacientes fallecieron. El uso de cesio también puede causar niveles sanguíneos de potasio peligrosamente bajos y se ha asociado con convulsiones.

En 2016, los revisores de la FDA involucrados en la evaluación de composiciones farmacéuticas que contienen cloruro de cesio llegaron a la conclusión de que la sustancia “no es segura para el uso humano” debido a su toxicidad cardíaca [9].

Conclusiones
Dada la abundante evidencia que indica los peligros asociados con la ingestión de cloruro de cesio o de cualquier otra sal de cesio, es imperativo que la FDA conceda nuestra petición y que prohíba la comercialización de suplementos alimenticios que contengan estos productos químicos.

No hay datos que sugieran que el cloruro de cesio o cualquier otra sal de cesio tenga beneficios para la salud, ni existe evidencia que demuestre sus supuestas propiedades para tratar el cáncer. De la literatura científica y de los reportes de casos se desprende claramente que los riesgos de utilizar cloruro de cesio o cualquier otra sal de cesio no se acompañan de ningún beneficio.

Qué puede hacer usted
No consuma cloruro de cesio ni cualquier otro suplemento alimenticio que contenga cesio para el tratamiento de cáncer o por ningún otro motivo. Si usted está tomando alguno de dichos suplementos, suspenda su consumo de manera inmediata y consulte con su médico acerca de tratamientos que han demostrado ser seguros y efectivos.

Referencias

  1. Public Citizen. Citizen petition to the Food and Drug Administration to ban all cesium dietary supplements. July 23, 2018. https://www.citizen.org/sites/default/files/2440-hrg.pdf. Accessed August 31, 2018.
  2. Food and Drug Administration. Information for consumers on using dietary supplements. https://www.fda.gov/Food/DietarySupplements/UsingDietarySupplements/default.htm. Accessed August 31, 2018.
  3. Cowan AE, Jun S, Gahche JJ, et al. Dietary supplement use differs by socioeconomic and health-related characteristics among U.S. adults, NHANES 2011-2014. Nutrients. 2018 Aug 17;10(8):pii:E1114.
  4. Utopia Wellness. Cesium Chloride. https://utopiawellness.com/cesium-chloride-for-cancer-2/. Accessed August 31, 2018.
  5. Sartori HE. Cesium therapy in cancer patients. Pharmacol Biochem Behav. 1984;21(Suppl. 1):11-13.
  6. Food and Drug Administration. FDA briefing document, Pharmacy Compounding Advisory Committee (PCAC) meeting. June 23, 2016. https://www.fda.gov/downloads/AdvisoryCommittees/CommitteesMeetingMaterials/Drugs/PharmacyCompoundingAdvisoryCommittee/UCM505041.pdf. Accessed August 31, 2018. PDF page 67.
  7. Ibid. PDF page 68.
  8. Public Citizen. Citizen petition to the Food and Drug Administration to ban all cesium dietary supplements. July 23, 2018. https://www.citizen.org/sites/default/files/2440-hrg.pdf. Accessed August 31, 2018.
  9. Food and Drug Administration. FDA briefing document, Pharmacy Compounding Advisory Committee (PCAC) meeting. June 23, 2016. https://www.fda.gov/downloads/AdvisoryCommittees/CommitteesMeetingMaterials/Drugs/PharmacyCompoundingAdvisoryCommittee/UCM505041.pdf. Accessed August 31, 2018. PDF pages 69-70.
creado el 13 de Mayo de 2019


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section