Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Farmacia y Dispensación

EE UU. Errores de medicación
Karen Blum
Pharmacy Practice News, 15 de diciembre de 2016
http://www.pharmacypracticenews.com/Clinical/Article/12-16/ISMP-No-One-Fix-Prevents-Medication-Errors/38899/ses=ogst?enl=true
Traducido por Salud y Fármacos

Cuando ocurren errores de medicación, generalmente se culpa a personas de ser incompetentes o imprudentes. Sin embargo, según un experto en seguridad de medicamentos, la mayoría de los errores se deben a la complejidad del sistema de salud.

Según Matthew Fricker Jr., RPh, director de programas del Instituto de Prácticas Seguras de Medicamentos (ISMP, por sus siglas en inglés), desde el momento que se prescribe hasta que se dispensa el medicamento al paciente puede haber de 10 a 12 pasos, con la posibilidad de que se cometan errores en cada uno de ellos. Hablando en la reunión anual de la Asociación Nacional de Farmacias Especiales de 2016 dijo “No hay una estrategia de prevención que pueda salvar su barco”, dijo. “Tiene que utilizar varias”.

Se estima que EE UU se comenten anualmente 5,6 millones de errores en la dispensación del medicamento, y diariamente se cometen errores en la dispensación de 15.342 medicamentos, dijo el Sr. Fricker, citando estadísticas de un seminario de la Fundación Nacional para la Seguridad del Paciente que tuvo lugar en 2012. Los errores de la medicación pueden ocurrir por una amplia variedad de razones, dijo, incluyendo por tener información incompleta sobre el paciente, porque la comunicación de la prescripción se hace de forma confusa, porque el programa de computación no advierte el riesgo de alergia o de interacciones de la droga, porque las referencias del medicamento son ambiguas, el almacenaje de la droga es incorrecto (medicamentos que se parecen o que tienen un nombre parecido se almancenan cerca el uno del otro), las políticas / procedimientos son poco claros y la entrada de datos es incorrecta. Es mejor suponer que los errores son inevitables, dijo, y diseñar un flujo de trabajo para evitar errores perjudiciales y dificultar los errores.

Mejores prácticas
La presentación del Sr. Fricker abordó las mejores prácticas para reducir los errores. Cuando se comercializan medicamentos nuevos y entran en sus instalaciones, dijo, asegúrese de que todo el personal recibe la información clave sobre esos medicamentos, incluyendo la posibilidad de cualquier confusión o errores, y asegúrese de que las alertas electrónicas con las que se asocia sean significativas. Cuando comuníque los pedidos de medicamentos, lea de nuevo los nombres o pida que se los repitan, enuncie lenta y claramente, deletree los nombres de fármacos difíciles, use palabras para aclarar números (como “uno-cinco mg” para 15 mg) y evite órdenes verbales de quimioterapia u otros regímenes complicados. Lea las etiquetas tres veces: al obtener el paquete, al usar el paquete, y al descartar un paquete o devolverlo al almacen.

Además, el Sr. Fricker sugirió, implementar el código de barras (Scan) para la identificar el producto a lo largo de todo su recorrido por el sistema de salud, y separar los productos con nombres parecidos. Finalmente, asegúrese de que el personal de la farmacia esté entrenado en el uso y mantenimiento apropiado de todos los dispositivos que se usen ​​en la farmacia o que puedan ser dispensados ​​en la misma.

Los códigos de barras pueden ayudar
En el mercado hay muchas tecnologías para ayudar a detectar errores de medicación. El Hospital Johns Hopkins en Baltimore ha adoptado algunas tecnologías y ha diseñado flujos de trabajo para ayudar a prevenir tales errores, dijo Rosemary Call, PharmD, BCPS, encargada de seguridad de los medicamentos de ese centro médico.

Cuando se entregan plumas de insulina, por ejemplo, el hospital utiliza la tecnología de códigos de barra que exige que la enfermera escanee la etiqueta específica del paciente en lugar del código nacional del medicamento para asegura que entrega la pluma al paciente correcto. El hospital también ha empleado programas de escaneo de dispensación en algunas de sus farmacias. El técnico escanea el código de barras del pedido específico del paciente y la tableta, el vial o la jeringa seleccionada para asegurar que desde la farmacia se distribuye el producto adecuado.

Además, la farmacia de oncología del hospital está utilizando un robot de quimioterapia para la producción automatizada de medicamentos oncológicos, dijo. El robot, que recibe la información de la prescripción y luego escanea y pesa los productos para asegurar que se introduce la dosis correcta en las bolsas, “no es necesariamente más rápido que un técnico, sino que mejora la precisión y minimiza la exposición potencial a agentes quimioterapéuticos”, dijo la Dra Call.

Algunas farmacias hospitalarias están empleando tecnologías para hacer infusiones intravenosas o que permiten a los farmacéuticos observar por video como los técnicos preparan las infusiones, comentó Matthew Grissinger, RPh, director del programa de notificación de errores del ISMP. Para asegurarse de obtener el máximo provecho de la tecnología, dijo, asegúrese de que el sistema está bien configurado y los empleados saben como usarlo. De lo contrario, pueden suceder cosas y facilitar que alguien tome un atajo.

En algunos casos, ha visto que enfermeras bajo presión para hacer las cosas a tiempo scanean el medicamento y la copia de la identificación del paciente en el mismo sitio donde preparan el medicamento, y después administran medicamento al paciente. Estas cosas “revelan que no hay una buena cultura [de seguridad] porque la gente no sigue los procedimientos adecuadamente”, dijo.

Algunos hospitales están recurriendo a la robótica para aumentar la seguridad en la preparación de la medicación.

Antes de adoptar nuevas tecnologías, la Dra. Call señaló, es útil hacer un análisis de sus posibles fallos y sus consecuencias. “A menudo… uno lee acerca de [una tecnología], aprende sobre esa y obtiene la financiación para comprarla, y uno se compromete a comprarla antes de saber cuales son realmente sus posibles defectos”, dijo. “Realmente necesita diseñar sus sistemas de flujo de trabajo para asegurar que minimiza los posibles fallos mientras sigue maximizando la productividad para obtener el máximo rendimiento de su dinero. [De lo contrario,] probablemente no será capaz de usarlo tanto como anticipaba o en las formas que le gustaría”.

Además, el Sr. Grissinger aconsejó mantenerse informado sobre las nuevas tecnologías, incluso si su centro médico aún no está listo para adoptarlas, leyendo artículos, hablando con colegas que prueban la tecnología o prestando atención a lo que se está discutiendo a través del Listserv de ASHP o del Sociedad de Oficiales de Seguridad de Medicamentos del ISMP.

creado el 27 de Febrero de 2017


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section