Nuevos consejos sobre el tratamiento de infecciones de los senos paranasales con antibióticos (New advice on treating sinus infections with antibiotics) - Salud y Fármacos

Salud y Fármacos is an international non-profit organization that promotes access and the appropriate use of pharmaceuticals among the Spanish-speaking population.

PRESCRIPCIÓN, FARMACIA Y UTILIZACIÓN

Prescripción

Nuevos consejos sobre el tratamiento de infecciones de los senos paranasales con antibióticos (New advice on treating sinus infections with antibiotics)
Worst Pills Best Pills Newsletter, agosto de 2012
Traducido por Salud y Fármacos

Las directrices publicadas en diciembre de 2011 por la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (IDSA, por sus siglas en inglés), una asociación profesional para facultativos especializados en enfermedades infecciosas, ofrecen a los médicos nuevos consejos sobre cómo diagnosticar y tratar infecciones de los senos paranasales y sobre cómo evitar el problema generalizado de la prescripción excesiva de antibióticos, una práctica que puede producir efectos adversos innecesarios y que acelera el desarrollo de supermicrobios resistentes a los tratamientos. Estas directrices también aportan nueva información sobre qué antibióticos usar (si está indicado un antibiótico) y cuáles evitar, porque muchas cepas de las bacterias comunes en EE UU ya se han vuelto resistentes a estos fármacos.

¿Qué son los senos paranasales y la sinusitis?
Los senos paranasales o nasales son una serie de cuatro pares de cavidades aéreas conectadas a la nariz a la que drenan. Casi uno de cada siete adultos experimenta cada año infecciones de los senos (sinusitis, o inflamación de los senos, que a menudo afecta a la nariz) y son más comunes en adultos entre 45 y 74 años. Entre los síntomas de la sinusitis podemos incluir rinorrea con moco decolorado, nariz tapada, congestión nasal, presión o dolor facial, cefalea, tos, fiebre y cansancio.

La gran mayoría de las infecciones de los senos paranasales (90-98%) están causadas por virus del resfriado y por tanto no deben tratarse con antibióticos. Para estas infecciones virales, los antibióticos no ayudarán, y en personas sanas sin otros problemas de salud, los síntomas normalmente comenzarán a ceder sin medicación después de tres a seis días. La mayoría de los síntomas, si no todos, habrán desaparecido al décimo día. La fiebre asociada a la sinusitis alcanzará su pico y disminuirá de forma rápida en el plazo de 24-48 horas.

Por el contrario, las infecciones bacterianas de los senos generalmente tienen una duración mayor, y el tratamiento de estas infecciones con antibióticos pueden acortar el curso de la enfermedad y proporcionar un alivio más temprano de los síntomas.

Aumento de la resistencia a antibióticos

La Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (IDSA) recomienda emplear los siguientes antibióticos para infecciones bacterianas:

amoxicilina-clavulánico (augmentin)

doxiciclina (Oracea, Vibramycin)

Dado el aumento de las tasas de resistencia bacteriana, la IDSA previene contra el uso de los siguientes antibióticos:

azitromicina (Zithromax)

claritromicina (Biaxin)

trimetoprim-sulfametoxazol (Bactrim, Cotrim, Septra)

¿Cuándo debe tratarse la sinusitis con un antibiótico?
Distinguir entre una infección viral y una infección bacteriana puede resultar difícil; no se trata de un test sencillo. Normalmente los médicos diagnostican la causa de una infección según los síntomas, y los síntomas de las infecciones virales y bacterianas pueden ser similares.

Además de los diagnósticos incorrectos, los pacientes pueden contribuir a la prescripción excesiva de antibióticos al solicitar a sus médicos estos fármacos, ya que siguen la errónea teoría de que los antibióticos no pueden hacerles daño y sí les pueden ayudar, según declaraciones del Dr. Thomas M. File, co-autor de las directrices y catedrático de la Sección de Enfermedades Infecciosas en la Universidad de Medicina del Noreste de Ohio. Sin embargo, el uso frecuente de antibióticos para el tratamiento de infecciones virales puede resultar dañino al contribuir a la resistencia a antibióticos y al inducir efectos secundarios innecesarios como diarrea, erupción cutánea y cefalea.

Las nuevas directrices recomiendan tratar una infección de los senos paranasales con un antibiótico cuando los síntomas persistan más de 10 días sin evidencia de mejora clínica. Esto indica que la infección de los senos puede ser bacteriana y no vírica. Los síntomas intensos que le prosiguen también podrían indicar que la infección sea bacteriana: fiebre de más de 39º C (102º F) y una duración de al menos tres o cuatro días consecutivos, o un agravamiento de los síntomas (por ejemplo, nuevo inicio de fiebre, cefalea, o aumento de la rinorrea después de que los síntomas hayan seguido su curso y hayan comenzado a mejorar).

¿Durante cuánto tiempo necesito tomar un antibiótico?
La IDSA sugiere un ciclo de tratamiento más corto que lo observado en pautas anteriores: solo entre cinco y siete días. Sin embargo, las nuevas directrices siguen recomendando tratamientos más prolongados (entre 10 y 14 días) para los niños. La asociación también reconoce que pueden requerirse tratamientos más prolongados en ancianos y pacientes con otras patologías debido a un mayor riesgo de recidiva de los síntomas en estas poblaciones.

¿Qué antibiótico debería usar para una infección bacteriana de los senos paranasales?
Las directrices de la IDSA recomiendan que las infecciones bacterianas se traten inicialmente con una combinación de fármacos, amoxicilina-clavulánico (Augmentin). El aumento de la resistencia de la bacteria al antibiótico amoxicilina (Amoxil) en monoterapia, de prescripción frecuente en la práctica habitual, justifica el tratamiento combinado. Dosis más altas de amoxicilina-clavulánico pueden beneficiar a ciertos pacientes de alto riesgo: pacientes con infecciones graves (fiebre con más de 39º [102º F]), ancianos de más 65 años y niños menores de 2 años.

Doxicilina (Oracea, Vibramyccin) es otra alternativa para el tratamiento de las infecciones bacterianas.

Las directrices desaconsejan el uso de claritromicina (Biaxin), azitromicina (Zithromax) o trimetoprim-sulfametoxazol (Bactrim, Cotrim, Septra) debido al aumento de las tasas de resistencia bacteriana.

Asimismo, las directrices desaconsejan el uso de antihistamínicos (por ejemplo, loratadina [Claritin]) o descongestionantes (como pseudoefedrina [Sudafed], un fármaco con nuestra calificación “No usar”) como coadyuvante en las infecciones bacterianas de los senos paranasales. Finalmente, descongestionantes tópicos (como oximetazolina [Afrin]) que producen cierto alivio de los síntomas, podrían ocasionar potencialmente una nueva congestión e inflamación como efecto rebote, especialmente si se aplica durante más de unos pocos días.

Lo que puede hacer
Para aliviar los síntomas de la sinusitis debe ingerir una gran cantidad de líquidos. También puede tomar acetaminofeno/paracetamol (Tylenol) para el dolor y lavados con solución salina estéril, en formato gotas o spray, para limpiar la nariz taponada. Estas recomendaciones son aplicables para todas las personas con sinusitis, la mayoría de las cuales no necesitará un antibiótico porque presentan una infección viral y no bacteriana.
Si le prescriben un antibiótico para el tratamiento de una infección bacteriana de los senos paranasales, debería tratar con su médico cuál sería la duración adecuada del tratamiento para usted.

La mayoría de los síntomas comenzarán a mejorar en pocos días tras iniciar el tratamiento con el antibiótico. Contacte con su médico si los síntomas no mejoran en el plazo de tres a cinco días.

La mejoría puede ser ligeramente más lenta en pacientes ancianos o de alto riesgo, pero incluso en estos grupos, si no hay mejoría en tres a cinco días es una señal de que es posible que el medicamento prescrito no funcione y deba probarse un nuevo tratamiento

modificado el 28 de noviembre de 2013