Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Adulteraciones, Falsificaciones, y Fraudes

Nicas alientan venta ilegal de medicinas en Costa Rica
Josué Bravobr
La Prensa, 10 de mayo de 2017
http://www.laprensa.com.ni/2017/05/10/economia/2226705-nicas-alientan-venta-ilegal-medicinas-costa-rica

Nicaragüenses dejan millonarias pérdidas al Fisco de Costa Rica por creación de un mercado ilegal de medicinas en ese país.

Uno de los últimos cargamentos decomisados ocurrió a finales de marzo. La Policía de Fronteras del Ministerio de Seguridad Pública descubrió cerca de la frontera de Peñas Blancas analgésicos y otras medicinas a un nicaragüense que dijo trasladaba la carga hacia La Carpio, San José, donde sería comerciado al público.

Según la información oficial, cien pastillas tiamina de 300 miligramos (mg), cuatrocientas pastillas de ibuprofeno de 400 mg, cincuenta pastillas de diclofenaco sódico (antinflamatorio), así como trescientas pastillas de cefalexina (antibiótico) y 72 pastillas actimicina (para dolencias bronquiales) eran transportadas en un autobús rumbo a la capital costarricense.

El conductor nicaragüense también llevaba un frasco de ambroxol, medicamento usado para afecciones crónicas en vías respiratorias. Todos los productos provenían de Nicaragua y entraron por puntos ciegos de la zona fronteriza de Peñas Blancas. Como es usual en estos casos, la Policía decomisó el cargamento y luego lo remitió al Ministerio de Salud para su respectiva destrucción.

Y es que el contrabando de medicamentos se ha convertido en un problema de salud pública en Costa Rica. También un problema fiscal, en que el Estado sufre evasiones. “Ha venido creciendo y nos tiene bastante preocupados. En Costa Rica ha habido una política de hace unos diez años para acá de restringir uso de antibióticos y otros medicamentos que antes eran de libre compra”, dijo Irving Malespín, director de la Policía de Control Fiscal del Ministerio de Hacienda.

“Pero al haber personas que son farmacodependientes y otros que se automedican, requieren determinado tipo de medicamentos y otros a querer montar un negocio, que ha consistido precisamente en ingresar medicamentos básicamente por todas las fronteras, pero por Peñas Blancas hemos tenido el mayor índice de decomisos y eso es lo que nos está dando problemas en este momento”, añadió Malespín.

Según la Policía de Control Fiscal (PCF), durante el periodo 2014-2017 ha decomisado 9.821.673 unidades de fármacos en operativos realizados en diferentes puntos del país, entre ellos el parque La Merced, en San José, un sitio donde nicaragüenses venden este tipo de productos a sus mismos coterráneos.

“Se ha convertido en un gran centro de distribución”, asegura Malespín al referirse a este parque ubicado en el corazón de la capital. “Logramos decomisar cantidades a bastantes personas, nos damos cuenta que son ciudadanos del hermano país (Nicaragua)”, añade.

“Nosotros hace algunas semanas hicimos decomisos en el parque La Merced, remitimos medicinas ante el Ministerio de Salud para que hagan análisis químicos y se determine si dañaría la salud humana. Presentaríamos el caso al Ministerio Público con el agravante privativa de libertad por ser un producto que afecta la salud humana”, agregó Malespín.

La mayoría de decomisos durante ese periodo la PCF los realizó en el 2015, con 9.27 millones de unidades. Según Malespín, la mayor cantidad de medicinas de contrabando que entra al país proviene de Nicaragua por puntos no habilitados de la frontera de Peñas Blancas.

“Todas las fronteras tienen puntos vulnerables, estamos fortaleciendo controles pero siempre se nos va pasar algo, sería mentiroso que vamos a poder mitigar por completo el asunto o decomisar el ciento por ciento de las mercancías que nos ingresan”, explicó el jefe de la PCF.

“Debemos tener conciencia a todos (los que comercian medicinas ilegales) que se está haciendo un daño a la salud pública, puede ocasionar muertes (al desconocer su composición) y como país tratar de controlar este tipo de trasiego de medicamentos”, insiste.

Golpe al Fisco tico
“De hecho aquí hay dos temas. El de salud pública que no se discute al ingerir un medicamento que no tienen ningún tipo de respaldo ni registro médico en nuestro país, y el otro la parte del Fisco se ve afectada, poquito dinero que todos los días va llenando un vasito y luego otro vasito que afecta enormemente al Fisco al final de año”, añade.

El Ministerio de Hacienda no tiene una cuantificación final de lo que significa en dinero el contrabando de medicinas desde Nicaragua. Las autoridades solo han informado escuetamente sobre montos de algunos lotes, como uno de septiembre de 2015 decomisado en la zona de Peñas Blancas y cuyo valor era de unos 2,000 dólares.

Precisamente, a las estadísticas de decomiso de la Policía de Control Fiscal se suman las realizadas en fronteras, principalmente en la de Nicaragua, por la Policía de Fronteras del Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

Según datos del MSP, durante los primeros dos meses de este año la Policía Fronteriza había decomisado más de siete mil unidades de medicamentos. Entre 2014 y 2016 la cifra fue de 594,189 unidades de medicinas, el 95 por ciento de estas fue encontrado en la zona de Peñas Blancas.

En su mayoría, el contrabando es realizado por migrantes nicaragüenses que pasan por zonas montañosas con la ilegal carga para evitar controles aduanales en la frontera. Entre los productos destacan inyectables, cápsulas, frascos, jarabes, pastillas, sobres, laxantes, gotas, sueros, cremas, pomadas, óvulos, supositorios, ungüentos y otros.

El ungüento más traficado y por lo tanto más perseguido por las autoridades es el famoso mariguanol, producto que viene desde Nicaragua o El Salvador, pero que los mercaderes ingresan siempre por Peñas Blancas.

Las sanciones
La Ley de Aduanas recientemente fue modificada en cuanto a los agravantes. Ofrece penas privativas de libertad de 5 a 15 años, cuando las mercancías ilícitas afecten la salud animal, vegetal o humana. La Policía insiste en que como parte de todas las irregularidades que presentan estos productos, en ocasiones los frascos o envoltorios son etiquetados con el nombre de una supuesta medicina, pero en su interior contienen otro producto. Además, son transportados de forma inadecuada, la mayoría de las veces en los maleteros de autobuses, bajo altas temperaturas.

Negocio ilegal se revierte
Este fenómeno en la llegada ilegal de medicina de Nicaragua a Costa Rica se incrementó en la última década, porque hasta el 2008 era a la inversa. La medicina emitida por la Seguridad Social de Costa Rica, y que era trasladada ilícitamente, era encontrada con facilidad en algunos negocios del mercado Oriental en Managua.

Este “contrabando de hormiga” hacia Costa Rica tiene su consumidor en el Valle Central, según cálculos de Fuerza Pública, Ministerio de Salud, Policía de Control Fiscal (PCF) y Colegio de Farmacéuticos.

Las violaciones
El contrabando de medicinas viola las legislaciones fiscal y sanitaria. Quienes las trasladan a Costa Rica no pagan impuesto. Tampoco tienen registros sanitarios de importación.

Según el decreto ejecutivo 35460-S, los antibióticos solo pueden ser comercializados en territorio costarricense mediante prescripción médica. A esta necesidad de consumo en Costa Rica —muchas veces de parte de inmigrantes nicaragüenses—, el bajo costo de las medicinas en Nicaragua propicia el ilegal traslado por parte de personas y hasta grupos organizados.

Para el director de la policía fronteriza, comisionado Allan Obando, estas medicinas las ingresan al país para comercializarlas en un mercado negro en el centro de San José y su periferia, alentada por el consumo de inmigrantes nicaragüenses.

Contrabando “hormiga”
Costa Rica sufre contrabando de todo tipo por sus fronteras. Según Irving Malespín, director de la Policía de Control Fiscal del Ministerio de Hacienda, por la frontera con Nicaragua se trafican medicinas; por puertos del Caribe del país se traslada dinero y licor, hasta hay puestos de falsificación de marcas; y por Paso Canoas en el sur, cigarrillos y licor.

En total, el país dejó de recibir durante 2015 unos US$75 millones en impuestos producto del contrabando. Se desconoce cuánto de esa cifra es producto de las medicinas originarias desde Nicaragua.

Por Peñas Blancas no solo se trafican medicinas. Hay un “contrabando hormiga” de zapatos, cosméticos, ropa, productos nostálgicos y hasta licores; ejecutados por nicaragüenses que los llevan a Costa Rica para revenderlos a un mejor precio, convirtiéndose este actividad ilícita en un modo de vida.

creado el 27 de Agosto de 2017