Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Prescripción

5 medicamentos de uso frecuente que Ud. debería considerar desprescribir (5 common drugs you should consider deprescribing)
John Murphy
MDLinx, 10 de febrero de 2020
https://www.mdlinx.com/internal-medicine/article/5982
Traducido por Salud y Fármacos

Los médicos aprenden bastante sobre la prescripción de medicamentos, pero no tanto sobre cómo desprescribirlos. Consecuentemente, muchos pacientes terminan con numerosos medicamentos, algunos de los cuales ya no necesitan.

El médico prescribe el medicamento al paciente
Los médicos piensan y se esfuerzan en recetar medicamentos, pero quizás no piensan ni se esfuerzan tanto en deprescribirlos.

“Casi la mitad de los adultos mayores toman cinco o más medicamentos, y hasta una de cada cinco de estas recetas es potencialmente inapropiada”, escribieron dos farmacéuticos en una editorial en el American Family Physician.

“La polifarmacia es un desafío clínico porque el sistema de salud está orientado a iniciar el tratamiento con medicamentos, no a reducirlos o detenerlos, y las guías generalmente incluyen recomendaciones para iniciar medicamentos, pero no para dejar de usarlos”, escribieron.

Así como hay una ciencia para recetar medicamentos, hay también y una ciencia complementaria para deprescribirlos. Con eso en mente, aquí hay cinco medicamentos que los médicos pueden considerar deprescribir, con el objetivo, claro, de que la terapia sea individualizada.

Inhibidores de la bomba de protones
Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) se recetan con mucha frecuencia, rara vez se desprescriben y con frecuencia se compran sin receta médica. Se usan con frecuencia sin indicación médica y durante mucho más tiempo del necesario. La indicación general es de solo dos semanas, no a largo plazo. Aunque tradicionalmente los IBP se habían considerado seguros, posteriormente se han relacionado con eventos adversos graves, como enfermedades cardiovasculares (ECV), neumonía, fracturas osteoporóticas, infecciones por Clostridioides difficile, lesión renal aguda, enfermedad renal crónica, demencia, cáncer gastrointestinal superior y muerte.

“Dado que hay millones de personas que toman IBP regularmente, esto se traduce en un exceso de miles de muertes anuales”, dijo el nefrólogo Ziyad Al-Aly, del Centro de Epidemiología Clínica, Departamento de Asuntos de Veteranos Sistema de Atención Médica de St. Louis, St. Louis, MO, cuyo equipo de investigación relacionó los IBP con una mayor mortalidad.

“Nuestro estudio sugiere la necesidad de evitar los IBP cuando no son médicamente necesarios”, agregó. “Para aquellos que tienen una necesidad médica, el uso de IBP debe limitarse a la dosis efectiva más baja y durante el periodo de tiempo más corto posible”.

Estatinas
Las estatinas se encuentran entre los medicamentos que se recetan con mayor frecuencia, más de 35 millones de estadounidenses los toman. Se estima que dos tercios de estos pacientes toman estatinas para la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular (ECV).

Todos estos millones de personas ¿realmente necesitan tomar este medicamento? Es un tema muy debatido.

El año pasado, los autores de un análisis de revisiones sistemáticas investigaron la relación entre tomar estatinas y el riesgo futuro de ECV. Llegaron a la conclusión de que había pruebas limitadas sobre la efectividad del uso de estatinas para la prevención primaria de ECV.

En un estudio relacionado, los mismos investigadores encontraron que el número que hay que tratar para prevenir un evento vascular grave era de 400 pacientes de bajo riesgo en comparación con ≤ 25 pacientes de muy alto riesgo.

“Uno tendría que preguntarse si algunos pacientes, en los que el consumo de estatinas solo logrará reducciones muy pequeñas en el riesgo ECV, aceptarían tomar este medicamento si estuvieran plenamente informados”, dijo el autor principal de los estudios.

Los médicos, al decidir si deben o no recetar estatinas, deben considerar el riesgo inicial de cada individuo, la reducción del riesgo absoluto y si la reducción del riesgo justifica los daños potenciales de tomar un medicamento diario de por vida, recomendaron los autores.

Antibióticos
Casi todos los médicos estarían de acuerdo en que la prescripción excesiva de antibióticos es un problema y, sin embargo, se sigue haciendo. Según los Centros para el Control de Enfermedad (Centers for Disease Control CDC), de los 154 millones de recetas de antibióticos que se escriben anualmente en entornos ambulatorios de EE UU, al menos el 30% son innecesarias. Del mismo modo, entre el 20% y el 50% de los antibióticos recetados en los hospitales de agudos de EE UU son innecesarios o inapropiados.

Según la FDA, más del 70% de las bacterias responsables de los 2 millones de infecciones adquiridas anualmente en los hospitales de EE UU son resistentes a al menos un antibiótico de uso frecuente.

Más allá de la resistencia a los antibióticos, los riesgos del uso o la prescripción excesiva de antibióticos incluyen el agravamiento de la enfermedad, una mayor duración de la enfermedad, complicaciones de salud, efectos adversos, el riesgo de mortalidad, los costos de atención médica, la rehospitalización y el tratamiento médico de problemas de salud que podría haberse autolimitado

Fármacos antimuscarínicos para la vejiga hiperactiva
Los antimuscarínicos para la vejiga hiperactiva no son especialmente efectivos. También tienen una alta tasa de efectos adversos. A consecuencia de estos dos factores, los pacientes suelen descontinuar estos medicamentos (o desean descontinuarlos).

“Según los informes publicados, una razón importante por la que los pacientes no reiniciaron el tratamiento fue que no experimentaron mejoría”, escribió el farmacéutico Seema Gadhia en The Pharmaceutical Journal.

En términos de eficacia, los antimuscarínicos restauraron la continencia en solo alrededor del 10% de los pacientes, informaron los investigadores en una revisión sistemática publicada en Annals of Internal Medicine. Por ejemplo, en los análisis agrupados, se restableció la continencia en el 8,5% de los pacientes que tomaron tolterodina (Detrol), el 10,7% de los que tomaron solifenacina (Vesicare), el 11,4% de los que tomaron oxibutinina (Ditropan), el 11,4% de los que tomaron trospio (Sanctura) y el 13,0% de los tratados con fesoterodina (Toviaz)

Estas tasas de eficacia relativamente bajas obligan a un número excepcionalmente alto de pacientes a suspender los antimuscarínicos.

Los antimuscarínicos también conllevan un alto riesgo de efectos adversos que limitan su tolerabilidad. Los efectos adversos más frecuentes incluyen sequedad de boca, estreñimiento, visión borrosa, somnolencia y mareos. El uso a largo plazo de antimuscarínicos también se ha asociado con un mayor riesgo de deterioro cognitivo y mortalidad en adultos mayores.

Benzodiacepinas
Las benzodiacepinas y los medicamentos relacionados con “Z”, como el zolpidem (Ambien), la eszopiclona (Lunesta) y el zaleplon (Sonata), son hipnóticos sedantes que se suelen recetar para tratar la ansiedad, los trastornos del estado de ánimo, la depresión y el insomnio, así como las convulsiones. De hecho, se recetan con mucha frecuencia: según un cálculo, más del 5% de los adultos estadounidenses toman benzodiacepinas. (Un cálculo más reciente coloca su uso en más del 12%). Y el uso de benzodiacepinas está creciendo, entre 2003 y 2015 sus tasas de prescripción casi se duplicaron, un patrón similar al de los opioides.

El uso indebido de las benzodiacepinas también es frecuente, ya que 5,3 millones de estadounidenses usan las benzodiacepinas en forma distinta a como les han sido prescritas. El mal uso incluye tomar los medicamentos sin receta, tomar dosis más altas a las recetadas y tomarlos con mayor frecuencia o por más tiempo de lo recetado. En cuanto a esto último, las benzodiacepinas se deben usar durante menos de 14 días, pero es frecuente su uso crónico (más de 120 días). Esto es particularmente cierto entre los adultos mayores (de 60 a 80 años) tratados con benzodiacepinas, entre los cuales el 31,4% tomaba el medicamento a largo plazo. La mayoría de las recetas de benzodiacepinas utilizadas a largo plazo fueron escritas por prescriptores no psiquiatras.

Lamentablemente, las sobredosis y las muertes asociadas con las benzodiacepinas también son frecuentes, y el número de muertes relacionadas con las benzodiacepinas aumentó de 135 en 1999 a 11.500 en 2017. De hecho, en 2013, casi un tercio (31%) de las sobredosis fatales de medicamentos involucraron a las benzodiacepinas.

Peor aún, el uso indebido de benzodiazepinas está fuertemente asociado con el uso indebido y el abuso de los opioides de venta con receta, ya que un tercio de las sobredosis relacionadas con los opioides y una quinta parte de las muertes relacionadas con los opioides también involucran a las benzodiacepinas.

“Los riesgos de las benzodiacepinas han atraído mucha menos atención que los de los opioides”, escribió Keith Humphreys, PhD, profesor y director de la sección de Política de Salud Mental del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Stanford, Stanford, CA, en un artículo publicado en el Washington Post.

El Dr. Humphreys agregó que “muchas organizaciones de servicios de salud, médicos y pacientes desconocen el problema que tiene el país con las benzodiacepinas. Eso debe cambiar si queremos revertir la creciente ola de muertes por sobredosis de medicamentos”.

creado el 13 de Mayo de 2020


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section