Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Investigaciones

Asesore a los pacientes sobre la tos y la rinitis no alérgicas inducidas por fármacos (Counsel patients about drug-induced nonallergic cough and rhinitis)
Yvette C. Terrie
Pharmacy Times, 22 de febrero de 2020
https://www.pharmacytimes.com/publications/issue/2020/february2020/advanced-education-and-training-opportunities-increase
Traducido por Salud y Fármacos

Los farmacéuticos pueden ser un recurso indispensable para ayudar a los pacientes a seleccionar y usar adecuadamente los descongestionantes y productos para la tos de venta libre. Pueden ser especialmente útiles para los pacientes con afecciones médicas preexistentes o para quienes toman otros medicamentos. Los pacientes, solicitan frecuentemente orientación sobre el uso de los diversos medicamentos de venta libre que están disponibles para tratar la tos y la congestión nasal, especialmente durante la temporada de resfriados e influenza. Sin embargo, muchos pacientes desconocen que los síntomas comúnmente asociados con resfriados, el virus de la influenza y las infecciones del tracto respiratorio superior a veces pueden ser una reacción adversa atribuida al uso de ciertos fármacos. Los pacientes que presentan rinitis no alérgica pueden presentar uno o más síntomas, como tos, flema en la garganta, goteo posnasal, rinorrea o estornudos [1].

Rinitis inducida por fármacos
Una de las principales causas de la rinitis inducida por fármacos es el uso excesivo de descongestionantes nasales. Algunos ejemplos de las razones más frecuentes para usar descongestionantes intranasales incluyen el tratamiento de la congestión nasal causada por rinosinusitis aguda o crónica, rinitis alérgica o no alérgica, pólipos nasales, uso nocturno de una máquina de presión positiva continua para las vías respiratorias o una infección del tracto respiratorio superior [2]. Los pacientes que usan los descongestionantes nasales durante más de 3 a 5 días a menudo experimentan rinitis medicamentosa, que se define como una congestión de rebote significativa cuando desaparecen los efectos del medicamento, lo que hace que sigan usando el descongestionante y empeore la congestión [2]. La congestión puede continuar durante algún tiempo y puede interpretarse erróneamente como una continuación del problema original, en lugar de una consecuencia del tratamiento [2]. Algunos pacientes, con el uso diario, regular, de descongestionantes nasales pueden desarrollar rinitis medicamentosa a los 3 días de tratamiento, mientras que otros pueden no tener evidencia de congestión de rebote hasta después de 4 a 6 semanas de uso [3,4]. Para controlar la rinitis medicamentosa, se debe suspender el uso de descongestionantes intranasales, y la congestión y las afecciones subyacentes deben tratarse con intervenciones apropiadas.

También se espera que los medicamentos que afectan el sistema nervioso autónomo tengan un efecto vasoactivo en la cavidad nasal [3,5]. Además de producir inflamación no infecciosa, muchos fármacos causan obstrucción nasal como efecto adverso (EA), directa o indirectamente, a través del sistema nervioso autónomo [5]. Generalmente se considera rinitis medicamentosa a un subconjunto de rinitis inducida por fármacos que no se administran por vía intranasal y que puede incluir el desarrollo de congestión y otros síntomas nasales [3]. Varias clases de fármacos pueden causar rinitis inducida por fármacos. Los farmacéuticos pueden ser fundamentales para identificar los productos administrados por vía oral que pueden causar rinitis inducida por fármacos, como los antagonistas de los receptores adrenérgicos α que se utilizan parar tratar la hipertrofia prostática benigna; los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA); β-bloqueantes; inhibidores selectivos de clorpromazina, gabapentina y fosfodiesterasa-5; y anticonceptivos orales [3,4]. La aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos también pueden causar congestión nasal en algunas personas [3]. Es importante que los farmacéuticos alienten y remitan a los pacientes que tienen problemas graves para que busquen atención médica cuando se justifique.

Tos inducida por fármacos
Varias clases de productos farmacológicos pueden inducir tos a través de diversos mecanismos, incluyendo los antihipertensivos, como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, los β bloqueantes y los bloqueadores de los canales de calcio (CCB) [6]. Aunque las tres clases de medicamentos antihipertensivos se han relacionado con la tos como efecto adverso, la explicación subyacente difiere entre las clases, y el nivel de evidencia es más fuerte con los inhibidores de la ECA [6]. Se cree que los inhibidores de la ECA causan aproximadamente el 75% de los casos de tos inducida por fármacos [7]. Aunque los inhibidores de la ECA son fármacos bien tolerados, aproximadamente una quinta parte de los pacientes interrumpen el tratamiento debido a la tos inducida por estos fármacos [7,8]. Se informa que la incidencia de tos asociada con los inhibidores de la ECA va desde el 3,9% al 35%, depende de la población [7]. La tos causada por los inhibidores de la ECA puede desarrollarse a las pocas horas de la primera dosis o incluso semanas o meses después [9]. La tos se observa predominantemente en mujeres y no fumadores [7]. Sin embargo, la patogénesis de la tos inducida por inhibidores de la ECA sigue siendo controvertida [7].

Los betabloqueantes selectivos y no selectivos pueden causar broncoconstricción, lo que puede provocar el reflejo de la tos [6]. Aunque se informaron casos de tos asociados con CCBs, las tasas son bajas, van desde menos del 1% al 6% [6]. Hasta la fecha, no hay informes de casos o estudios relevantes de tos inducida por fármacos asociados con CCB [6]. A los pacientes con tos inducida por inhibidores de la ECA a menudo se les receta un bloqueador del receptor de la angiotensina como antihipertensivo alternativo sin riesgo de tos [10]. En el caso de pacientes con tos mientras reciben terapia con bloqueadores β, los prescriptores deben asegurarse de que el agente cardioselectivo se administra en la dosis efectiva más baja y se manejan los problemas respiratorios subyacentes [6].

Conclusión
Los farmacéuticos deben educar a los pacientes con riesgo de rinitis y tos inducidas por fármacos sobre diversas medidas no farmacológicas que pueden prevenir o reducir estos efectos adversos. Para algunos pacientes, la incidencia y el grado de congestión nasal y tos pueden ser apenas perceptibles o tolerables, pero en otros pueden alterar su calidad de vida al afectar sus rutinas diarias o interrumpir el sueño. En estos casos, se debe alentar a los pacientes a consultar de inmediato a sus proveedores de atención primaria por los efectos adversos y solicitarles una terapia alternativa o medidas de manejo para prevenirlos o reducirlos. Durante los encuentros con pacientes, los farmacéuticos deben aprovechar todas las oportunidades para aumentar la conciencia sobre el uso adecuado y seguro de los medicamentos de venta libre y de venta con receta.

Referencias

  1. Mayo Clinic. Nonallergic rhinitis. mayoclinic.org/diseases-conditions/nonallergicrhinitis/symptoms-causes/syc-20351229. Published January 23, 2019. Accessed December 11, 2019.
  2. Fried MP. Nasal congestion and rhinorrhea. Merck Manual Professional Edition. August 2018. https://www.merckmanuals.com/professional/ear,-nose,-and-throatdisorders/approach-to-the-patient-with-nasal-and-pharyngeal-symptoms/nasalcongestion-and-rhinorrhea. Accessed December 11, 2019.
  3. Dykewicz MS. Rhinitis medicamentosa. Medscape. January 2, 2018. emedicine.medscape.com/article/995056-overview#a3. Updated January 2, 2018. Accessed December 9, 2019.
  4. Wallace DV, Dykewicz MS, Bernstein DI, et al. The diagnosis and management of rhinitis: an updated practice parameter. J Allergy Clin Immunol. 2008;122(suppl 2):S1-S84. doi: 10.1016/j.jaci.2008.06.003.
  5. Cingi C, Ozdoganoglu T, Songu M. Nasal obstruction as a drug side effect. Ther Adv Respir Dis. 2011;5(3):175-182. doi: 10.1177/1753465811403348.
  6. Van Amburgh J. Why do antihypertensives cause cough? Medscape website. medscape.com/viewarticle/739521. Published March 29, 2011. Accessed December 11, 2019.
  7. Yılmaz İ. Angiotensin-converting enzyme inhibitors induce cough. Turk Thorac J. 2019;20(1):36-42. doi:10.5152/TurkThoracJ.2018.18014.
  8. Morimoto T, Gandhi TK, Fiskio JM, et al. An evaluation of risk factors for adverse drug events associated with angiotensin-converting enzyme inhibitors. J Eval Clin Pract. 2004;10(4):499-509.
  9. Sica DA, Brath L. Angiotensin-converting enzyme inhibition-emerging pulmonary issues relating to cough. Congest Heart Fail. 2006;12(4):223-226.
  10. Dicpinigaitis PV. Angiotensin-converting enzyme inhibitor induce cough ACCP evidence-based clinical guidelines. Chest. 2006;129(1 suppl):169S-173S. doi:10.1378/chest.129.1_suppl.169S.
creado el 13 de Mayo de 2020


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section