Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Ética

Investigaciones

Editorial sobre mala práctica: informe de un caso (JTB editorial malpractice: A case report)
Mark Chaplain, Denise Kirschner, Yoh Iwasa
Journal of Theoretical Biology, 488, 7 de marzo de 2020, 110171
https://doi.org/10.1016/j.jtbi.2020.110171
Traducido por Salud y Fármacos

En el Journal of Theoretical Biology (JTB), hemos descubierto a un individuo que se comporta de manera poco ética como autor, revisor y editor, y nos sentimos obligados a compartir este caso con nuestros lectores, no solo para exponer este tipo de comportamiento sino también para evitar que vuelva a ocurrir. Una editorial reciente de Wren et al. (2019) nos ha revelado que ha habido un caso de coerción extrema por parte de un revisor. Según Wren et al. (2019) un revisor ejerce coerción cuando al procesar el artículo exige que se incluya una gran cantidad de referencias que él mismo sugiere (la mayoría escritos por el propio revisor). El revisor se beneficia de esta mala práctica porque con esto logra aumentar su ‘índice h’ [medida de productividas y número de citas] y otros indicadores de las veces que lo han citado. Wren y col. (2019) describen con gran detalle el proceso y sus consecuencias. Aquí, no solo confirmamos que otros revisores utilizan la misma estrategia, sino que también hemos identificado otras transgresiones de conducta científica que queremos dar a conocer.

Como señalan Wren et al. (2019) “Los editores que manejan los documentos son los responsables finales de prevenir este comportamiento”. Desafortunadamente, en la Journal of Theoretical Biology (JTB) descubrimos que uno de los editores utilizaba malas prácticas, lo que crea una doble violación en el proceso de revisión; y lamentablemente, antes de descubrirlo y lograr detenerlo, este proceso se repitió con docenas de artículos. (Nota de SyF, el editor, en inglés conocido como ‘handling editor’, es el que elige los revisores y maneja la relación entre los revisores y los autores).

El proceso de envío de manuscritos a JTB consta de los siguientes pasos:

1.1 Cuando se recibe un artículo se envía al ‘handling editor’, que se selecciona según el
área temática del artículo. En JTB, es frecuente que los autores soliciten el ‘handling
editor’. A veces, en esta etapa del proceso, los Editores Jefes o el ‘handling editor’
analizan el documento y si consideran que no es apropiado para JTB lo rechazan
sin enviarlo a revisión.

1.2 Los documentos que superan esta primera etapa se colocan en los archivadores de los
‘handling editors’ y se asignan a un mínimo de dos revisores, que a veces sugieren los
autores, y otras veces se eligen de un grupo de revisores que hemos utilizado con
frecuencia.

1.3 Los artículos se envían a los revisores y se les da un plazo de 21 días para que envíen
sus comentarios.

1.4 Cuando los revisores devuelven los artículos con sus comentarios, el ‘handling editor’
toma una decisión provisional: aceptar, solicitar revisiones menores, una revisión
mayor o rechazar.

1.5 Las revisiones y la decisión provisional se envían al Editor Jefe, quién toma la decisión
final (según la recomendación del handling editor y los comentarios de los revisores),
que luego se comparten con el autor (es).

El proceso de mala práctica que descubrimos estaba en el área de la investigación bioinformática, que típicamente utiliza el proceso que describimos a continuación, y donde la negligencia parece haber ocurrido en cada paso del proceso de entrega y procesamiento.

2.1 En la primera etapa del proceso de presentación del documento, el ‘handling editor’
manejó en múltiples ocasiones documentos en los cuales tenía un posible conflicto de
interés. Este conflicto consistía en gestionar artículos de colegas con quienes tenía
relaciones profesionales y que trabajaban en el mismo centro de investigación
que él, lo cual va en contra de las políticas de la revista. También hubo una serie
de casos en los que, después de mucho investigar, no pudimos verificar la identidad
o la existencia de los autores que aparecían, cuestionando la autenticidad de los que
aparecían como autores.

2.2 Durante la segunda etapa del proceso, cuando se eligen los revisores, el ‘handling
editor’ seleccionó en múltiples ocasiones a revisores que, según nuestra investigación,
era el mismo ‘handling editor’ usando un seudónimo, cuya identidad o existencia
no pudimos verificar, o eran colegas de su centro, lo que es un posible conflicto
de interés y va en contra de las políticas de la revista.

2.3 Muchas de las revisiones que se recibieron tenían un formato similar y repetitivo.
Consistía en (i) sugerir un cambio en el título del artículo original para incluir /
mencionar explícitamente un algoritmo bien conocido que había desarrollado el
‘handling editor’; esto rara vez era relevante para el manuscrito en consideración, y
ocasionó que se hicieran referencias innecesarias a las publicaciones del ‘handling
editor’; (ii) una fuerte insinuación en la Introducción y Conclusión para que se discutiera
el trabajo del ‘handling editor’; (iii) una fuerte sugerencia de incluir y citar una
larga lista de documentos (a veces hasta 50 documentos o incluso más) escritos por el
‘handling editor’; en algunos casos, dos revisores diferentes de un artículo sugerirían una
larga lista casi idéntica de artículos del ‘handling editor; (iv) uso inapropiado de lenguaje /
tono altamente conflictivo en la revisión, por ejemplo: “Es absolutamente necesario que se
haga una revisión obligatoria importante de acuerdo con los siguientes puntos”. Esta y otras
frases se usaron en varias de las revisiones y también las repitieron revisores con otros
nombres, lo que sugiere colusión por parte de los revisores, o incluso que el mismo revisor
envió múltiples revisiones bajo diferentes nombres de personas que podrían o no existir.
Después de evaluar los comentarios del revisor, el ‘handling editor’, además de recomendar
una de las opciones de decisión de JTB, a menudo incluía la siguiente frase: “Decisión:
revisión obligatoria mayor”, que no es una opción en el sistema de manejo electrónico de
JTB. Esto claramente ejerce una presión indebida sobre el autor.

2.4 En muchos casos, agregaron al ‘handling editor’ como coautor en la etapa final del
proceso de revisión, lo que también va en contra de las políticas de la revista.

Como Editores Jefes, tenemos la responsabilidad final de decidir si un documento es adecuado para JTB, después de recibir una recomendación de un ‘handling editor’ y las revisiones del documento. Después de que el artículo de Wren et al. (2019) sacara a discusión el tema de que el revisor puede obligar a incluir citas, hicimos una auditoría interna y observamos el patrón de las listas repetidas de artículos sugeridos (como se describe en [2.3] arriba) por los revisores. La magnitud de la mala práctica que descubrimos en JTB (como se describe en [1.1] – [1.4] arriba), con la ayuda del Equipo Editorial de Elsevier, era inimaginable y nos pareció que era apropiado y debíamos compartirlo con los lectores de JTB y la comunidad científica en general, y también pedir disculpas por no haber identificado este uso flagrante del sistema editorial.

En JTB decidimos despedir inmediatamente al ‘handling editor’ del comité editorial de JTB, y también sacamos a él y a todos los revisores cómplices de la base de datos de la JTB, para que en el futuro no puedan revisar documentos para JTB.

Ahora tenemos dos casos documentados de manipulación de citas en dos revistas, Bioinformatics y JTB, por el mismo individuo. Estos pueden no ser incidentes aislados y, por lo tanto, hay que tomar medidas para que este tipo de mala conducta científica no vuelva a ocurrir. Dada la globalización de la comunicación y el nivel de conectividad de nuestra comunidad, la manipulación de citas quizás no nos debería sorprender, y debemos ser diligentes en el futuro para evitar este tipo de mala práctica para proteger nuestra integridad científica y el sistema de proceso de revisión. De hecho, el profesor Wren, un bioinformático, ha escrito un algoritmo para detectar este tipo de mala práctica y ha descubierto a otro que todavía ha hecho cosas más atroces que el ‘handling editor’ mencionado en este documento (comunicación personal). Por lo tanto, esto no es un caso aislado, y dada la naturaleza electrónica y la velocidad del proceso editorial, nosotros como comunidad debemos encontrar soluciones para evitar que vuelva a ocurrir en el futuro. Si bien la coerción del revisor no es un fenómeno nuevo y es probable que haya estado sucediendo durante décadas, particularmente cuando los profesores más antiguos revisan los artículos de profesores más jóvenes (Huggett, 2013; Ioannidis, 2015; Resnik et al., 2008; Thombs et al., 2015; Thombs y Razykov 2012; Wilhite y Fong, 2012), lo que hemos descubierto aquí destaca la importancia de, en el futuro, detectar mejor las malas prácticas editoriales.

Es evidente que el actual sistema científico de revisión por pares depende de que haya confianza e integridad en todos los niveles. También está claro que, si un individuo se lo propone, se puede abusar de esta confianza con la intención de obtener beneficios científicos de tipo personal (utilizando alguna estrategia para aumentar su fama científica). Los estudios que proporcionan análisis de grandes conjuntos de datos sobre autocitación han aparecido recientemente y continúan enfatizando este creciente problema (Ionnaidis et al., 2019). Al tomar las medidas detalladas anteriormente, nuestro objetivo ha sido, en primer lugar, alertar a la comunidad de biología teórica sobre esta mala práctica y, en segundo lugar, tratar de restaurar la confianza y la integridad en el sistema, cf. Chawla (2019), Penders (2019).

Referencias

  1. Chawla DS. Elsevier probes dodgy citations.Nature, 573 (7773) (2019), p. 174.
  2. Huggett S. Journal bibliometrics indicators and citation ethics: a discussion of current issues.Atherosclerosis, 230 (2013), pp. 275-277.
  3. Ioannidis JP. A generalized view of self-citation: direct, co-author, collaborative, and coercive induced self-citation. J. Psychosom. Res. 2015:78, pp. 7-11.
  4. Ioannidis JP, Baas J, Klavans R, Boyack KW. A standardized citation metrics author database annotated for scientific field.PLoS Biol, 17 (8) (2019), Article e3000384.
  5. Penders B. 10 simple rules for responsible referencing.PLoS Comp. Biol., 14 (4) (2019), Article e1006036.
  6. Resnik DB, et al. Perceptions of ethical problems with scientific journal peer review: an exploratory study. Sci. Eng. Ethics, 14 (2008), pp. 305-310.
  7. Thombs BD, et al. Potentially coercive self-citation by peer reviewers: a cross-sectional study. J. Psychosom. Res. 78(2015), pp. 1-6.
  8. Thombs BD, Razykov I. A solution to inappropriate self-citation via peer review.CMAJ, 184 (2012), p. 1864.
  9. Wilhite AW, Fong EA.Coercive citation in academic publishing. Science, 335 (2012), pp. 542-543.
  10. Wren JD, Valencia A, Kelso J. Reviewer-coerced citation: case report, update on journal policy and suggestions for future prevention. Bioinformatics 2019 Sep 15;35 (18): 3217-3218.
creado el 20 de Mayo de 2020


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section