Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Políticas

Organismos Internacionales

Resultados de la Asamblea Mundial de la Salud de 2019
Salud y Fármacos, 28 de abril de 2020

El South Center ha publicado un resumen de los resultados de la Asamblea Mundial de la Salud (ASM) celebrada del 21 and 26 de mayo de 2019 en Ginebra. A continuación, resumimos los puntos más importantes relacionados con el acceso y el uso apropiado de los medicamentos.

Acceso a medicamentos, vacunas y otros productos para la salud
Los temas que se consideraron forman parte de la implementación de la estrategia global de la OMS para la Salud Pública, la Innovación y la Propiedad Intelectual, que se discutirá más ampliamente en la próxima asamblea.

Plan de Acceso a los medicamentos, vacunas y otros productos para la salud. El secretariado de la OMS, de acuerdo con lo acordado en la AMS de 2018, presentó un plan para el acceso a los productos de salud, que incluye un calendario de actividades para el periodo 2019-2023, que se encuadra en el Plan General de Trabajo 2019-2013 de la organización. Previo a su presentación en la Asamblea, había sido sometido a comentarios de los estados miembros, organizaciones intergubernamentales y actores no estatales. Incluye los siguientes aspectos:

– Apoyar para que los productos de salud sean de calidad, seguros y eficaces, a través del
programa de precalificación y las listas de medicamentos y pruebas diagnósticas
esenciales, y el monitoreo del mercado.

– Mejorar el acceso y lograr que sea más equitativo, moldeando el mercado, y apoyando
a los países para que monitoreen y aseguren compras eficientes y transparentes, y
establezcan buenos sistemas de suministro. Menciona específicamente el manejo
de la propiedad intelectual, la selección de productos basada en la evidencia,
el establecimiento de precios justos y asequibles, la gestión de la cadena de suministro,
promover la prescripción y dispensación adecuadas, y el uso racional.

En cuanto al manejo de la propiedad intelectual, se enfatiza el uso de licencias para proteger la salud pública, la transparencia de las patentes, intercambios de experiencias sobre el uso de las flexibilidades ADPIC en los diferentes países, revisar las estrategias de financiamiento público de la I+D para promover el acceso, y ampliar los bancos de patentes (patent pool) para incluir a todos los medicamentos esenciales de la OMS. También dice que la OMS podría proveer asesoría sobre cómo implementar las flexibilidades de los ADPIC, y evaluar el impacto de los tratados bilaterales y multilaterales de comercio; y recomienda seguir colaborando con la OMPI, OMC, PNUD y UNCTAD.

El South Center añade que la OMS también debería educar sobre la importancia del uso de las flexibilidades ADPIC para promover el acceso a los medicamentos, y por otra parte critica que la OMS no debe gestionar la propiedad intelectual, ya que no forma parte de su mandato, por lo que considera que este informe también da demasiada importancia a su colaboración con la OMC y la OMPI. Otro aspecto que conviene aclarar es que se entiende por precios justos, porque no hay acuerdo, y dicen que lo que hay que asegurar es que sean asequibles.

– Fortalecer la capacidad reguladora de los países y a nivel regional, y mejorar el
suministro de productos de salud de calidad y seguros. Para ello hay que lograr que las
agencias reguladoras alcancen los objetivos que establece la OMS. Sin embargo, esto se
interpreta como promoción de la convergencia en el trabajo de las agencias, camino a la
armonización. The South Center recuerda que, en la AMS de 2014, la resolución
WHA67.20, dice explícitamente que los países en desarrollo rechazaban cualquier tipo
de armonización regulatoria o la inclusión de los objetivos de la ICH. Por lo tanto, es
importante asegurar que las actividades que se realicen en nombre de fortalecer a las
agencias reguladoras no se vean influenciadas por los intereses comerciales de las
multinacionales farmacéuticas, y no establezcan requisitos que estén fuera del alcance
de los países en desarrollo.

– Definir una agenda de investigación y desarrollo (I+D) que responda a las prioridades de
salud pública. El South Center critica que no se hace referencia a la recomendación de
negociar un tratado de I+D biomédica que había hecho el Consultative Expert Working
Group on Research and Development: Financing and Coordination (CEWG) y que
posteriormente apoyó el Panel de Alto Nivel del Secretario General de Naciones Unidas
sobre el Acceso a los Medicamentos.

– Facilitar que los países puedan responder a la resistencia antimicrobiana, a través
de sistemas de vigilancia, laboratorios, programas de control y detección de
infecciones, educación, e intervenciones basadas en la evidencia.

Este plan tiene en cuenta las resoluciones de la OMS de los últimos 10 años, es decir de 2008 en adelante. Por lo tanto, ignora las anteriores que obligan a la OMS a promover el acceso a los medicamentos y el uso de las flexibilidades de los ADPIC, incluyendo las siguientes: WHA49.14, WHA52.19, WHA53.14, WHA54.10, WHA57.14, WHA58.34 y WHA59.26

Mejorar la transparencia de los mercados de medicamentos, vacunas y otros productos de salud. Después de un largo proceso de negociación, la AMS aprobó una resolución para mejorar la transparencia. Alemania, el Reino Unido y Hungría no apoyaron la resolución, que obliga a los países a:

– Tomar las medidas y compartir en un espacio público el precio neto de los medicamentos.
El South Center lamenta que no exija la divulgación del precio de compra, los precios para
el mayorista, y las ganancias de los distribuidores.

– Apoyar la divulgación y mejorar la disponibilidad y el acceso a los resultados de los
ensayos clínicos en seres humanos, respetando la confidencialidad de los pacientes, así
como el costo de los ensayos clínicos. South Center critica que la resolución no exija, solo
apoya, la divulgación del costo de la I+D, y de los ensayos clínicos.

– Colaborar para mejorar los informes sobre los productos registrados por proveedor, por
ejemplo, los informes de ingresos por ventas, precios, unidades vendidas, costos de
promoción, subsidios e incentivos

– Facilitar la información pública sobre el estatus de las patentes y los permisos de
comercialización de los productos para la salud.

– Mejorar la capacidad local para producir productos para la salud.

Según El South Center, esta resolución es un avance importante, pero no exige la divulgación de suficiente información para tomar decisiones informadas sobre la asequibilidad de los medicamentos, vacunas y otros productos de salud.

Seguimiento a los temas de salud que se han discutido en las reuniones de alto nivel de Asamblea General de Naciones Unidas.
Los temas principales se relacionan con la resistencia antimicrobiana; la prevención de las enfermedades crónicas y la erradicación de la tuberculosis.

Resistencia antimicrobiana. La Asamblea Mundial de las Salud de 2019 adoptó la resolución WHA72.5 para renovar el compromiso con las actividades relacionadas con la resistencia antimicrobiana, y también una resolución complementaria sobre el agua, el saneamiento y la higiene. La resolución sobre la resistencia antimicrobiana pide a los países que se comprometan, al más alto nivel, a fortalecer el esfuerzo por implementar, desarrollar y fortalecer los sistemas de monitoreo y mejorar la cooperación entre países. También solicita a los socios internacionales, regionales y nacionales que ayuden a los países miembros a elaborar planes de acción y coordinar actividades para evitar la duplicidad de esfuerzos, mejorar la colaboración en I+D y tener en cuenta la resistencia antimicrobiana en las decisiones de financiamiento. Todo esto en consonancia con el plan global de resistencia antimicrobiana, y el informe de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el mismo tema.

La OMS también tiene que actualizar la lista de antimicrobianos que son de importancia crítica para la salud humana, y debe presentar informes cada dos años.

Prevención de enfermedades crónicas. En este aspecto, las recomendaciones y resoluciones de la OMS se relacionan con los estilos de vida y hábitos saludables.

Erradicación de la tuberculosis. Se hizo hincapié en la necesidad de implementar la estrategia STOP TB, y la declaración política sobre tuberculosis que se adoptó en 2016, después de la reunión de alto nivel. La declaración política exige que la OMS desarrolle una estrategia global para la investigación y la innovación en tuberculosis, y la OMS ya ha presentado un borrador, sobre el que espera recibir comentarios, la versión final se presentará en la asamblea de 2020. Uno de los temas de mayor importancia para los países es el abordaje de la tuberculosis multidrogo resistente, los sociodeterminantes de la enfermedad y la obtención de fondos para la I+D.

Preparación para pandemias
En 2011, los países miembros adoptaron el marco de preparación para una pandemia por influenza (PIP), incluyendo el fortalecimiento del intercambio de virus capaces de provocar una pandemia y mejoras en el acceso de los países en desarrollo a las vacunas y tratamientos para gestionar la pandemia. Este fue revisado en 2016, y en la Asamblea de la OMS de 2017 se adoptó una resolución solicitando al Director General que hiciera un análisis minucioso de los temas que se discuten en la revisión de 2016 y se relacionan con la secuencia genética del virus de la influenza estacional. En 2018, el Secretariado de la OMS dijo que informaría sobre su análisis en la Asamblea de 2019.

En el 2019, el Secretariado de la OMS dijo que era difícil determinar cuál es la mejor manera de compartir los virus de la gripe hasta que se concluyeran las discusiones sobre el protocolo de Nagoya (que tiene que ver con el acceso y la distribución de beneficios relacionados con los recursos genéticos que se adoptó en la Convención de Diversidad Biológica). La Asamblea adoptó la decisión WHA 72 (12), que entre otras cosas solicita al Director General que prepare un informe sobre como compartir el virus de la influenza, teniendo en cuenta todas las regulaciones de salud pública y el protocolo de Nagoya.

Protocolo de Nagoya
La Asamblea adoptó la resolución WHA 72 (13) por la que se ordena al Secretariado a producir un informe que resuma las prácticas y arreglos que se utilizan actualmente para compartir patógenos; y la implementación y distribución de beneficios de acuerdo con el protocolo de Nagoya, su impacto en salud pública y otras implicancias.

Referencia
Mirza Alas, Nirmalya Syam. Major Outcomes of the 2019 World Health Assembly South Centre Policy Brief 71, enero 2020. https://www.southcentre.int/wp-content/uploads/2020/01/PB71_Major-Outcomes-of-the-2019-World-Health-Assembly_EN.pdf

creado el 27 de Mayo de 2020


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section