Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Investigaciones

Síndrome del túnel carpiano: a veces inducido por fármacos
Revue Prescrire 2019; 39(426): 264-267
Traducido por Salud y Fármacos

Resumen

  • El síndrome del túnel carpiano puede ser consecuencia del consumo de un fármaco. En 2019, los fármacos que se sabe que exponen a los pacientes a este síndrome son principalmente los antiestrógenos de la clase de inhibidores de la aromatasa, los bifosfonatos para tratar la osteoporosis y los anticoagulantes orales.
  • Cuando un fármaco está involucrado o se sospecha que está involucrado en el síndrome del túnel carpiano, una de las opciones terapéuticas a considerar es la retirada del fármaco, porque a menudo se acompaña de mejoría sintomática.

El síndrome del túnel carpiano engloba a un grupo de trastornos sensoriales, y algunas veces motores, causados por la compresión del nervio mediano en el túnel carpiano, que está en la muñeca, entre los huesos y el ligamento transverso del carpo. Se manifiesta como dolor, hormigueo o entumecimiento a lo largo de la distribución sensorial del nervio mediano, es decir, los primeros tres dedos y el lado lateral del cuarto dedo. En algunos pacientes, estos síntomas se extienden a toda la mano o, a veces, se irradian al antebrazo o incluso hasta el hombro. El síndrome del túnel carpiano es frecuente en adultos [1, 2].

El síndrome del túnel carpiano es más frecuente en mujeres embarazadas o menopáusicas, en personas obesas y en pacientes con diabetes, hipotiroidismo o amiloidosis. Un traumatismo que afecte a la región de la mano-muñeca, como una fractura de la muñeca, movimientos enérgicos repetitivos o la vibración de la mano y la muñeca, pueden provocar la aparición del síndrome del túnel carpiano [2-4]. Una neuropatía que afecte al nervio mediano, trastornos del tejido conectivo o trastornos de las articulaciones, como osteoartritis o artritis reumatoide, también pueden causar el síndrome del túnel carpiano. Los mecanismos implicados son compresión anatómica, inflamación, engrosamiento de los tendones y edema o hematoma en el túnel carpiano, porque ese espacio no se expande [1, 2].

A veces está involucrado un fármaco. En 2019, ¿cuáles son los principales fármacos que se sabe que pueden conllevar un riesgo de síndrome del túnel carpiano?

Para responder a esta pregunta, hicimos una revisión de la información principal, recopilada según la metodología de Prescrire.

Anastrozol y otros inhibidores de la aromatasa
Anastrozol, exemestano y letrozol son inhibidores de la aromatasa empleados para el tratamiento del cáncer de mama. Estos fármacos inhiben la conversión extraovárica de andrógenos en estrógenos, pero no bloquean la formación de estrógenos en los ovarios. Los trastornos musculoesqueléticos, incluyendo el dolor articular, óseo y muscular, son más frecuentes con los inhibidores de la aromatasa que con tamoxifeno (modulador selectivo de los receptores de estrógenos) o el placebo. Este aumento de la frecuencia ya se había observado en ensayos clínicos [4-6].

En un ensayo clínico con 3.864 mujeres menopáusicas con cáncer de mama, tras una mediana de seguimiento de 6,4 años, se notificó la aparición de síndrome del túnel carpiano en el 3,4% de las mujeres tratadas con anastrozol frente al 1,6% de las mujeres tratadas con placebo [1, 4].

Otros ensayos clínicos han demostrado una frecuencia más alta, estadísticamente significativa, del síndrome del túnel carpiano con anastrozol que con tamoxifeno (2,6% frente a 0,7%, respectivamente), con exemestano que con tamoxifeno (2,8% frente a 0,6%) y con letrozol que con tamoxifeno (0,8% frente a 0,2%) [4-6].

En la mayoría de los casos, los síntomas del síndrome del túnel carpiano fueron de gravedad moderada y normalmente aparecieron durante el primer año de exposición al inhibidor de la aromatasa. En una serie de casos en los que se suspendió el inhibidor de la aromatasa, los síntomas se resolvieron sin cirugía en una mediana de tiempo de 4 meses [6].

Anticonceptivos hormonales
El embarazo es un factor de riesgo que sugiere que las hormonas estrogénicas y progestágenas tienen un rol en el síndrome del túnel carpiano [4].

Sin embargo, los datos clínicos sobre la relación entre la anticoncepción hormonal y el síndrome del túnel carpiano son débiles, antiguos y opuestos [7-9]. En enero de 2019, el extracto de la base de datos europea de farmacovigilancia que es de acceso público contenía algunos casos de síndrome del túnel carpiano atribuidos a varios progestágenos, utilizados en monoterapia o combinados, incluyendo a levonorgestrel en 22 casos [10].

Danazol
Danazol es un inhibidor de la gonadotropina que tiene actividad androgénica moderada, sin actividad estrogénica o progestogénica. Se emplea para el tratamiento de la endometriosis y el edema angioneurótico hereditario [11]. En la década de 1980 se publicaron dos casos de síndrome del túnel carpiano relacionado con danazol [12].

Hormona del crecimiento
Los pacientes con acromegalia causada por un exceso de hormona del crecimiento a menudo también se ven afectados por el síndrome del túnel carpiano [13].

Se han descrito informes y series de casos de síndrome del túnel carpiano tras diversos usos de la hormona del crecimiento, incluyendo niños tratados por trastornos del crecimiento, hombres de edad avanzada y por autoadministración entre los atletas [14-18].

La afectación a menudo fue bilateral, con un inicio que varió desde unos pocos meses hasta varios años después del inicio de la exposición a la hormona del crecimiento. En varios casos, los síntomas desaparecieron durante los meses posteriores al cese de la exposición.

Bifosfonatos
Los bifosfonatos conllevan un riesgo de dolor articular, óseo y muscular, que puede llegar a ser severo [19, 20]. Se han atribuido casos de síndrome del túnel carpiano a los bifosfonatos [19].

Un estudio de cohortes realizado entre 1994 y 2005, a partir de datos extraídos de una base de datos de atención primaria del Reino Unido, incluyó a 59.475 mujeres mayores de 51 años, sin diagnóstico de cáncer [19]. Este estudio comparó la aparición del síndrome del túnel carpiano en 19.825 mujeres que habían recibido al menos una receta de bifosfonato oral, frente a 39.650 mujeres no expuestas [19].

El síndrome del túnel carpiano se diagnosticó en 1,2% de las mujeres en el grupo de bifosfonatos frente al 0,8% de las mujeres en el grupo control. Tras ajustar por diversos factores de confusión, hubo un aumento estadísticamente significativo del riesgo de síndrome del túnel carpiano entre las mujeres expuestas a un bifosfonato, con un riesgo relativo de 1,4 (intervalo de confianza del 95% (IC95): 1,2-1,6) [19].

Anticoagulantes
El síndrome del túnel carpiano se ha descrito en pacientes tratados con anticoagulantes. De hecho, la compresión del nervio mediano puede deberse a un hematoma en la región de la muñeca por la que pasa el nervio mediano [21-23].

Una publicación japonesa notificó un caso de síndrome de túnel carpiano agudo atribuido a apixabán, en ausencia de cualquier traumatismo [21]. Otra publicación mencionó el mismo problema durante el tratamiento con rivaroxabán [22]. En la base de datos europea de farmacovigilancia aparecen algunas docenas de casos del síndrome del túnel carpiano atribuidos a anticoagulantes orales de acción directa (apixabán, dabigatrán, edoxabán, rivaroxabán) [23].

La heparina estuvo implicada en el desarrollo de síndrome del túnel carpiano tras formarse un hematoma en la región de la muñeca que se utilizó para la inserción de un catéter [24].

Se han observado casos de síndrome del túnel carpiano en pacientes tratados con warfarina que acababan de sufrir un traumatismo menor en la muñeca [25, 26].

Fármacos antirretrovirales
Se han descrito varios casos de síndrome del túnel carpiano relacionado con inhibidores de la proteasa del VIH. Se han propuesto varios mecanismos, como trastornos metabólicos o aumento de peso [27, 28].

El síndrome del túnel carpiano también se cita como efecto adverso, poco frecuente, de un inhibidor de la integrasa del VIH, raltegravir [29, 30].

Y también
Teriflunomida, un inmunosupresor empleado en algunas formas de esclerosis múltiple. El síndrome del túnel carpiano se notifica con frecuencia como efecto adverso de la teriflunomida [31]. En enero de 2019, el extracto de acceso público de la base de datos europea de farmacovigilancia enumeraba 26 casos de síndrome del túnel carpiano relacionado con teriflunomida [32].

Un equipo describió ocho pacientes que desarrollaron el síndrome del túnel carpiano durante un tratamiento que incluyó interleucina-2. Los síntomas aparecieron inmediatamente o poco después de la inyección de interleucina-2, y no parecieron ser dosis-dependientes. Los síntomas fueron moderados y se resolvieron de forma espontánea en las 48 horas posteriores a la retirada del fármaco [33]. Se han publicado otros dos casos de síndrome del túnel carpiano atribuidos a interleucina-2. Un paciente sintió dolor intenso en ambas manos, y el otro tuvo una sensación de hormigueo y dolor en una mano [34].

Los trastornos musculoesqueléticos y las neuropatías periféricas son efectos adversos conocidos de las fluoroquinolonas [35, 36]. Un estudio de casos y controles mostró una relación entre la exposición a una fluoroquinolona y el síndrome del túnel carpiano (sin comparación con otro antibiótico) [35, 37].

Se han notificado algunos casos de síndrome del túnel carpiano con beta-bloqueantes que se resolvieron espontáneamente entre 6 y 10 semanas después de la retirada del fármaco [38, 39].

Se han publicado dos casos de síndrome del túnel carpiano relacionados con disulfiram (empleado para reducir el consumo de alcohol). Los pacientes estaban asintomáticos entre 6 semanas y 3 meses después de la retirada del fármaco [40].

Las colagenasas derivadas del Clostridium histolyticum se comercializan para el tratamiento de la contractura de Dupuytren. Se han atribuido casos de síndrome del túnel carpiano a este tratamiento, como resultado de la inflamación en el sitio de inyección [41-43].

En la práctica: en casos de síndrome del túnel carpiano tenga en cuenta a los fármacos
Al afrontar un caso de síndrome del túnel carpiano, lo mejor para el paciente es considerar el posible rol de un fármaco. Cuando un fármaco esté probablemente involucrado en el síndrome del túnel carpiano, su retirada es una de las opciones terapéuticas a considerar, dado que a menudo permite que los síntomas reviertan, evitando así el tratamiento quirúrgico.

Revisión producida colectivamente por el Equipo Editorial: sin conflictos de intereses

Búsqueda bibliográfica hasta el 1 de febrero de 2019

Referencias

  1. Prescrire Rédaction “Syndrome du canal carpien” Premiers Choix Prescrire, Junio 2019: 4 páginas.
  2. Kothari MJ et al.“Carpal tunnel syndrome: Etiology and epidemiology” UptoDate http://www.uptodate.com/ acceso 29 de enero de 2019: 8 páginas.
  3. Gorevic PD et al.“Musculoskeletal manifestations of amyloidosis” UptoDate. www.uptodate.com acceso 13 de noviembre de 2018: 10 páginas.
  4. Prescrire Editorial Staff “Anastrozole: carpal tunnel syndrome” Prescrire Int 2016: 25 (175): 242.
  5. Sestak I et al. “Aromatase inhibitor-induced carpal tunnel syndrome: results from the ATAC trial” J Clin Oncol 2009; 27 (30): 4961- 4965.
  6. Labidi S et al. “Aromatase inhibitor-induced carpal tunnel syndrome: prevalence in daily practice” Cancer Chemother Pharmacol 2016; 78 (6): 1311-1315.
  7. Sabour MS et al.“The carpal tunnel syndrome: a new complication ascribed to the“pill”” Am J Obstet Gynecol 1970; 107 (8): 1265-1267.
  8. Geoghegan JM et al. “Risk factors in carpal tunnel syndrome” J Hand Surg Br 2004; 29 (4): 315-320.
  9. De Krom MC et al.“Risk factors for carpal tunnel syndrome” Am J Epidemiol 1990; 132 (6): 1102-1110.
  10. EMA “European database of suspected adverse drug reaction reports. Levonorgestrel” Febrero 2019. http://www.adrreports.eu acceso 8 de marzo de 2019.
  11. ANSM “RCP-Danatrol” 6 de agosto de 2018: 5 páginas.
  12. Sikka A et al. “Carpal tunnel syndrome associated with danazol therapy” Am J Obstet Gynecol 1983; 147 (1): 102-103.
  13. Abreu A et al. “Challenges in the diagnosis and management of acromegaly: a focus on comorbidities” Pituitary 2016; 19 (4): 448-457.
  14. Cohn L et al.“Carpal tunnel syndrome and gynaecomastia during growth hormone treatment of elderly men with low circulating IGF-I concentrations” Clin Endocrinol 1993; 39: 417-425.
  15. Ong BC et al. “Bilateral carpal tunnel syndrome in a child on growth hormone replacement therapy: a case report” Bull Hosp Joint Dis 2001; 60 (2): 94-95.
  16. Haidar RK et al. “Orthopedic complications related to growth hormone therapy in a pediatric population” J Pediatr Orthop 2011; 20 (1): 57-61.
  17. Dickerman RD et al. “Bilateral median neuropathy and growth hormone use: a case report” Arch Phys Med Rehabil 2000; 81 (12): 1594-1595.
  18. Caliandro P et al. “Adverse effects of GH self administration on peripheral nerve. A case report” J Sports Med Phys Fitness 2004; 44 (4): 441-443.
  19. Carvajal A et al. “Carpal tunnel syndrome associated with oral biphosphonates. A population-based cohort study“ PLoS One 2016; 11 (1): e0146772. doi:10.1371/journal.pone.0146772.
  20. ANSM “RCP-Acide alendronique Mylan” 29 de junio de 2017: 9 páginas.
  21. Komura S et al. “Recurrent atraumatic acute carpal tunnel syndrome due to hematoma caused by distal radioulnar joint arthritis during anticoagulant treatment with apixaban”Arch Orthop Trauma Surg 2017; 137 (8): 1161-1164.
  22. Hohendorff B et al.“Acute carpal tunnel syndrome due to spontaneous bleeding after taking rivaroxaban (Xarelto)” Handchir Mikrochir Plast Chir 2016; 48 (3): 168-170.
  23. EMA “European database of suspected adverse drug reaction reports, rivaroxaban” Febrero 2019. http://www.adrreports.eu acceso 8 de marzo de 2019.
  24. Jue J et al. “Compartment syndrome of the hand: a rare sequela of transradial cardiac catheterization” Tex Heart Inst J 2017; 44 (1): 73-76.
  25. Copeland J et al.“Acute carpal tunnel syndrome in a patient taking coumadin” JTrauma 1989; 29 (1): 131-132.
  26. Black PRM et al.“Acute carpal tunnel syndrome as a complication of oral anticoagulant therapy” J Hand Surg Br 1997; 22 B (1): 50-51.
  27. Sclar G “Carpal tunnel syndrome in HIV-1 patients: a metabolic consequence of protease inhibitor use?” AIDS 2000; 14 (3): 336-338.
  28. Lima AL et al. “Osteoarticular complications related to HIV infection and highly active antiretroviral therapy” Braz J Infect Dis 2007; 11 (4): 426-429.
  29. “Raltegravir”. En: “British National Formulary” The Pharmaceutical Press. Londres. www.medicinescomplete.com acceso 29 de enero de 2019: 4 páginas.
  30. EMA “SPC Isentress” 11 de junio de 2018: 165 páginas.
  31. “Teriflunomide”. En: “British National Formulary” The Pharmaceutical Press. Londres. www.medicinescomplete.com acceso 29 de enero de 2019: 4 páginas.
  32. EMA “European database of suspected adverse drug reaction reports. Teriflunomide” Febrero 2019. http://www.adrreports.eu acceso 8 de marzo de 2019.
  33. Puduvalli VK et al. “Carpal tunnel syndrome associated with interleukin-2 therapy” Cancer 1996; 77 (6): 1189-1192.
  34. Sikora SS et al.“Peripheral nerve entrapment: an unusual adverse event with high-dose interleukin-2 therapy” Ann Oncol 1996; 7 (5): 535-536.
  35. Prescrire Rédaction “Fluoroquinolones: syndrome du canal carpien?” Rev Prescrire 2018; 38 (412): 110.
  36. Prescrire Editorial Staff “Drug-induced peripheral neuropathies” Prescrire Int 2013; 22 (141): 208-212.
  37. Cheng JZ et al. “Fluoroquinolone use and risk of carpal tunnel syndrome: a pharmacoepidemiologic study” Clin Infect Dis 2017; 65 (4): 684-686.
  38. Emara MK and Saadah AM “The carpal tunnel syndrome in hypertensive patients treated with beta-blockers” Postgrad Med J 1988; 64: 191-192.
  39. Anand KS et al. “Carpal tunnel syndrome with propranolol” J Ass Phys India 1993; 41 (5): 313.
  40. Howard J “Arthritis and carpal tunnel syndrome associated with disulfiram (antabuse) therapy” Arthritis Rheum 1982; 25 (12): 1494-1496.
  41. Shubinets V et al. “Carpal tunnel syndrome after Xiaflex injection for Dupuytren disease” Plast Reconstr Surg 2017; 139 (4): 1031-1032.
  42. Prescrire Rédaction “Fiche E22b. Œdèmes médicamenteux en bref” Interactions Médicamenteuses Prescrire 2019.
  43. European Commission “SPC-Xiapex” 12 de diciembre de 2017: 58 páginas.
creado el 11 de Mayo de 2020


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section