Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Uso Apropiado de Medicamentos

Investigaciones

Prescripción para personas mayores frágiles (Prescribing for frail older people)
Hilmer SN, Gnjidic D
Australian Prescriber, 2017;40:174-83 DOI: 10.18773/austprescr.2017.055
https://www.nps.org.au/australian-prescriber/articles/prescribing-for-frail-older-people
Traducido por Salud y Fármacos

Resumen
La fragilidad se asocia con más posibilidades de estar expuestos a la polifarmacia y a medicamentos con efectos anticolinérgicos y sedantes, que pueden aumentar el riesgo de reacciones adversas, incluyendo caídas.

Las personas frágiles experimentan más eventos adversos y de mayor gravedad debido a los medicamentos que utilizan y a posibles cambios en su farmacocinética y farmacodinamia.

En estos pacientes hay que moniterar y revisar las prescripciones constantemente, teniendo en cuenta el impacto de cada medicamento, así como la carga general de medicamentos, las comorbilidades, la función y los objetivos del tratamiento.

Introducción
La fragilidad es un síndrome multifactorial asociado con deterioro funcional y mayor susceptibilidad a enfermedades, discapacidad y mortalidad, y puede ocurrir a cualquier edad. La definición clínica describe la fragilidad como “un estado de vulnerabilidad a la resolución deficiente de la homeostasis post estrés y se debe a la acumulación del deterioro de múltiples sistemas fisiológicos a lo largo de la vida” [1].

Aunque en la actualidad no existe una forma universal de identificar a pacientes con fragilidad en la práctica clínica, los dos enfoques que más se utilizan en la investigación son [1]:

• el modelo de fenotipo – la fragilidad definida como la presencia de al menos tres criterios que incluyen agotamiento, debilidad, pérdida de peso involuntaria, marcha lenta, baja actividad física;
• índices de fragilidad: acumulación de déficits médicos, funcionales o sociales.

La prevalencia de la fragilidad en estudios con adultos mayores que viven en la comunidad, definida mediante los criterios de fenotipo, es de 9,9%. La fragilidad aumenta con la edad: el 15,7% de los adultos de 80-84 años se identificaron como frágiles en comparación con el 26,1% de los mayores de 85 años y más [2]. En Australia, la fragilidad es muy frecuente entre los pacientes geriátricos agudos (aproximadamente 90%) [3] y en residentes en asilos de ancianos (aproximadamente 40%, dependiendo del país estudiado y escala utilizada) [4]. La fragilidad es un estado dinámico y las personas pueden entrar y salir de él.

Uso de medicamentos en personas frágiles
No hay guías para orientar en lo que se consideraría una prescripción adecuada en adultos mayores frágiles. Esta población tiende a recibir más medicamentos que los adultos mayores robustos. Entre los hombres mayores que viven en la comunidad, el 64,7% de los hombres frágiles estaba polimedicado (≥5 fármacos) en comparación con el 27,2% de los hombres robustos [5]. Usando el índice de carga de medicamentos (Drug Burden Index), que en personas mayores se asocia a deterioro funcional, se documentó que el 45,5% de los hombres frágiles estaban expuestos a anticolinérgicos y a sedantes en comparación con el 20,1% de los hombres robustos. Es menos probable que los hombres frágiles utilicen fármacos preventivos, como las estatinas, que los hombres robustos (7,6% frente a 10,4%) [6].

En la atención aguda, en general, los pacientes frágiles utilizan un número de medicamentos significativamente mayor que los otros pacientes (frágiles 9,8 ± 4,3 versus robustos 4,4 ± 3,3) y más medicamentos que aumentan el riesgo de caídas (frágiles 3,4 ± 2,2 versus robustos 1,6 ± 1,5) [7]. Se observó lo mismo en una muestra nacional de pacientes hospitalizados: los pacientes polimedicados e hiperpolimedicados (≥10 fármacos) tuvieron índices de fragilidad más altos [8].

Hay poca información sobre el impacto de la fragilidad en la disponibilidad y en los efectos de los medicamentos. Los modelos de fragilidad en animales recién están comenzando a emerger, lo que puede arrojar algo de luz sobre el impacto de la fragilidad en la farmacocinética y la farmacodinamia [9].

En los ensayos se utilizan diferentes definiciones de fragilidad, lo que dificulta el uso de la limitada evidencia existente sobre la farmacología clínica de la fragilidad. Por ejemplo, muchos estudios utilizan la residencia en un asilo de ancianos como sustituto de fragilidad, aunque cuando se aplican medidas objetivas no todos los residentes en hogares de ancianos son frágiles. Además, los estudios a menudo tienen poco poder por la dificultad de reclutar y tomar muestras de personas mayores frágiles, y porque esta población tiene una mayor variabilidad interindividual.

Los cambios fisiológicos asociados a la fragilidad pueden afectar la farmacocinética y la farmacodinámia. Estos cambios se describen en el Cuadro 1, junto con la evidencia disponible [7,10-17].

Cuadro 1 – Impacto de la fragilidad en la farmacocinética y la farmacodinámia

Farmacología Cambios fisiológicos con la fragilidad Posible impacto en la fragilidad Comparación de datos entre la población adulta
frágil y la robusta
Absorción Motilidad gástrica disminuida y metabolismo
hepático reducido
Retraso en la absorción y menor biodisponibilidad
de los mediacamentos administrados por via oral
Distribución Sarcopenia y adiposidad relativa

Albuminemia baja

Volumen de distribución reducido para los medicamentos
hidrosolubles y aumentado para los liposolubles

Disminución de la unión medicamentos ácidos a las proteínas

El volumen de distribución de la gentamicina se reduce
significativamente con la fragilidad*[10]
Metabolismo Reducción del volumen hepático y del flujo sanguíneo Efectos inconsistentes en la Fase I de aclaramiento

Reducción de la Fase II de aclaramiento

La fragilidad no tiene efecto independiente en la prueba
de aliento con eritromicina (medidas CYP3A4 y P-glicoproteína)* [11]

Con la fragilidad se reduce la actividad de esterasa de aspirina en plasma, pero no en hígado

Con la fragilidad se reduce el aclaramiento del paracetamol [14]

Excreción Tasa de filtración glomerular reducida Reducción del aclaramiento renal del medicamento Con la fragilidad se reduce el aclaramiento de la gentamicina* [10,15]
Farmacodinamia Baja la resistencia a los estresantes externos

Si hay inflamación crónica,
la función de los receptores podría verse reducida

Efecto exagerado o reducido de los medicamentos Aumento de la sedación con metoclopramida [16]

Aumenta el riesgo de caídas con el consumo de medicamentos que actúan
sobre el sistema nervioso central y cardiovascular* [7]

La fragilidad podría reducir la respuesta de la agregación plaquetaria a la aspirina* [17]

*el estudio utilize una medida objetiva de fragilidad
CYP citocromo P450

Mayor riesgo de efectos adversos
Las personas frágiles son más propensas a experimentar eventos adversos a los medicamentos debido a sus patrones de consumo de medicamentos y, posiblemente, a los cambios en la farmacocinética y la farmacodinamia. También son más susceptibles a las reacciones adversas a los medicamentos porque su capacidad de resistencia es menor. Los que tienen una puntuación más alta en el índice de fragilidad tienen el doble de probabilidades de que se les recete al menos un medicamento potencialmente inapropiado. También son más propensos a experimentar una reacción farmacológica adversa en comparación con aquellos que están por debajo del umbral de fragilidad [18].

La evidencia reciente sugiere que el aumento de la medicación se asocia con la transición del estado pre-frágil a frágil y posteriormente a la muerte. Cada fármaco adicional se asoció a un aumento del 22% en el riesgo de muerte de los hombres que se definieron inicialmente como robustos [19]. Estudios farmacoepidemiológicos no han encontrado asociaciones significativas entre clases específicas de fármacos, como inhibidores de la ECA [20] o estatinas [21], y la incidencia de fragilidad.

Resultados de ensayos clínicos
Los resultados de los ensayos en la población general no necesariamente se pueden extrapolar a la población frágil. Los estudios sobre el impacto de la fragilidad en el efecto de los medicamentos muestran resultados variables (ver Cuadro 2) [6-8,22-25]. Los estudios observacionales destacan los efectos de la polifarmacia, el uso de medicamentos que aumentan el riesgo de caídas y los medicamentos que las guías recomiendan para la prevención secundaria de enfermedades cardiovasculares. Sugieren que entre las las personas mayores que consumen medicamentos, las personas frágiles son más susceptibles que las robustas a los efectos adversos, como las caídas, la institucionalización y la muerte.

También hay análisis secundarios de ensayos controlados con asignación aleatoria que examinan el impacto de la fragilidad en los diferentes efectos del tratamiento. Estos sugieren que, en el caso del tratamiento antihipertensivo, los participantes frágiles podrían lograr reducciones similares a las de los participantes no frágiles en los resultados cardiovasculares y en la mortalidad.

El debate reciente se ha centrado en si se debe considerar la fragilidad cuando se prescriben antihipertensivos a adultos mayores. El ensayo de hipertensión en el anciano (HYVET) sugiere que la terapia antihipertensiva aporta beneficios independientemente del estado de fragilidad [25]. En el ensayo de intervención para controlar la presión arterial sistólica (SPRINT) en adultos de 75 años o más, se documentó que tratar hasta obtener una presión arterial sistólica inferior a 120 mmHg en comparación con menos de 140 mmHg resultó en tasas significativamente inferiores de eventos cardiovasculares graves, mortales y no mortales, y de mortalidad por todas las causas [24]. La fragilidad no pareció modificar esta relación, aunque no se pudo evaluar por el tamaño del ensayo.

Cuadro 2 – Efecto de la medicación en personas mayores estratificadas por estado de fragilidad

Estudio Participantes (número, edad media) Definición de fragilidad Resultados
Peeters et al.
2016* [22]
Mujeres que viven en la comunidad con cardiopatía isquémica y usan al menos un medicamento recomendado por la guía (n = 885, 82,7 años) Escala de fragilidad, por ejemplo, al menos 3 de estos síntomas:
>5% de perdida de peso en tres años
Fatiga
Dificultad para subir escaleras
Dificultad para andar 100 m
Tener ≥ 5 problemas crónicos

La adherencia a la terapia óptima se asocia con un mayor riesgo de caídas sin mejora significativa de la salud cardiovascular

Gnjidic et al.
2015* [23]
Hombres con cardiopatía isquémica que viven en la comunidad (n = 462, 78 años) Presencia de síndromes geriátricos, incluyendo la fragilidad (definida mediante el uso de fenotipo de fragilidad modificado) Terapia óptima asociada a un menor riesgo de institucionalización y mortalidad, estratificada según la presencia de síndromes geriátricos, incluyendo la fragilidad
Gnjidic et al.
2013* [6]
Hombres que viven en la comunidad
(n = 1665, 76,9 años)
Fenotipo de fragilidad modificado Los hombres frágiles tienen más probabilidades de ser institucionalizados o de morir que los robustos, independientemente del uso de estatinas
Poudel et al.
2016* [8]
Pacientes hospitalizados (n=1418, 81 años) Índice de fragilidad El riesgo de un resultado combinado adverso es mayor en pacientes frágiles polimedicados que en pacientes robustos polimedicados
Bennett et al.
2014* [7]
Pacientes hospitalizados con caídas (n = 204, 80,5 años) Reporta la escala de fragilidad de Edmonton El riesgo de caídas recurrentes aumentó en pacientes frágiles que toman 1,5 FRID y en pacientes robustos que toman 2,5 FRID
Williamson et al.
2016 (SPRINT trial)† [24]
Adultos que viven en la comunidad con hipertensión y sin diabetes (n = 2510, 79,9 años) Índice de fragilidad Los efectos del tratamiento intensivo de la presión arterial versus el estándar no se ven significativamente modificados por el estado de fragilidad
Warwick et al.
2015 (HYVET trial)† [25]
Adultos con hipertensión que viven en la comunidad (n = 2656, indapamida ± grupo de perindopril: 83,6 ± 3,2 años, grupo de placebo: 83,4 años) Índice de fragilidad El tratamiento antihipertensivo redujo el riesgo de accidente cerebrovascular, mortalidad por cualquier causa o por evento cardiovascular en pacientes frágiles y robustos

* estudio observacional
† ensayo clínico
FRIDs (medicamentos que aumentan el riesgo de caída): se refiere a todos los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central o el sistema cardiovascular (por ejemplo, pastillas para dormir)
SPRINT= Ensayo de intervención para la presión arterial sistólica
HYVET= Ensayo de hipertensión en personas muy ancianas

Interacciones con medicamentos
La prevalencia de interacciones farmacológicas clínicamente relevantes es mayor en pacientes frágiles que en pacientes robustos. Nuestros estudios en un hospital de referencia de tercer nivel identificaron más interacciones potenciales en pacientes frágiles que en pacientes robustos (35% frente a 5%) [7]. Hubo interacciones clínicamente relevantes con las estatinas en el 9,5% de los pacientes mayores frágiles frente al 6,8% de los pacientes mayores robustos [26].

La deprescripción
La deprescripción se define como la retirada de un medicamento inadecuado, supervisada por un profesional sanitario, con el objetivo de gestionar la polifarmacia y mejorar los resultados [27,28].

Recientemente, en vista de la limitada evidencia de que los medicamentos aporten beneficios a las personas mayores frágiles y la fuerte evidencia observacional de aumento de riesgo de sufrir eventos adversos a los medicamentos y de mayor gravedad, se han realizado ensayos de deprescripción en personas mayores frágiles. En un estudio realizado en Australia Occidental de personas que viven en residencias de ancianos, las revisiones individualizadas de medicamentos redujeron significativamente la cantidad de medicamentos de consumo regular en 2,0 ± 0,9 (intervalo de confianza del 95% 0,08-3,8, p = 0,04) en comparación con el grupo control, sin cambios significativos en los resultados clínicos [29].

Se acaban de publicar los criterios irlandeses, consensuados, sobre los fármacos que posiblemente son inapropiados para pacientes ancianos frágiles con esperanza de vida limitada [30]. El conocido como ‘STOPPFrail’ (Herramienta para analizar las prescripciones a personas mayores frágiles con esperanza de vida limitada) sugiere que se deprescriba cualquier medicamento que no tenga una indicación clínica clara o cuando la adherencia sea deficiente, e incluye recomendaciones específicas para 25 clases de medicamentos e indicaciones.

Para adaptar el tratamiento a las personas mayores frágiles
Al prescribir a personas mayores, utilizando los seis pasos de la Guía de Buena Prescripción de la Organización Mundial de la Salud, se debe tener en cuenta el estado de fragilidad [31]. Los medicamentos para problemas crónicos deben revisarse con frecuencia para evaluar si proporcionan beneficio neto o daño neto. En las personas frágiles, los objetivos del tratamiento cambian con frecuencia, y los cambios deben inducir e informar la reevaluación de las recetas del paciente. Entre las oportunidades para reevaluar los objetivos y el tratamiento con los pacientes y sus familias se incluyen el ingreso al hospital por un proceso agudo, el ingreso a un asilo de ancianos, y el deterioro funcional o una enfermedad terminal como la fase terminal de la demencia.

Paso 1: defina el problema del paciente. Llegar a un diagnóstico en personas mayores frágiles puede ser difícil, ya que a menudo sufren síndromes geriátricos multifactoriales no específicos, como caídas, deterioro cognitivo e incontinencia. Su presentación también puede verse afectada porque estos pacientes tienen una respuesta reducida a estresantes externos, por ejemplo, en caso de infección pueden no desarrollar fiebre o puede no aumentar el recuento de glóbulos blancos. La fragilidad también puede afectar las decisiones clínicas para realizar investigaciones. Es importante considerar si el cuadro del paciente es atribuible a un evento farmacológico adverso, ya que estos con la causa de síndrome geriátrico más fácil revertir. Además, la falta de reconocimiento de un evento adverso podría provocar inadvertidamente una cascada de prescripción [32].

Paso 2: especifique el objetivo terapéutico. El objetivo terapéutico se refiere al efecto farmacodinámico que se quiere lograr con el fármaco. Las personas mayores frágiles rara vez participan en ensayos clínicos, por lo que existe poca evidencia para respaldar la eficacia y seguridad de la mayoría de los tratamientos para estos pacientes. A menudo, los datos observacionales o el análisis secundario de los datos de ensayos clínicos pueden utilizarse para informar decisiones terapéuticas (ver Cuadro 2). Por ejemplo, en la prevención secundaria de la enfermedad cardiovascular, los datos observacionales sugieren que la terapia médica óptima (aspirina, inhibidor de la ECA, bloqueador beta y estatinas) reducen el riesgo de institucionalización y de mortalidad de forma similar en hombres mayores con y sin síndromes geriátrico, incluyendo la fragilidad [23]. También hay evidencia creciente de análisis de subgrupos sobre el impacto de la polifarmacia en la seguridad y eficacia de los medicamentos para estados patológicos específicos [33].

Paso 3: verificar si el tratamiento es adecuado para el paciente. En personas con múltiples morbilidades y discapacidades, se debe considerar el beneficio del medicamento teniendo en cuenta las otras afecciones del paciente, los otros medicamentos (y las posibles interacciones medicamentosas) y los objetivos terapéuticos globales (objetivos de la atención). Es esencial hacer una revisión completa de los medicamentos que está tomando el paciente antes de prescribir un nuevo medicamento. Por ejemplo, el análisis de subgrupos de los datos de los ensayos controlados sugiere que el control intensivo de la presión arterial en las personas mayores frágiles puede reducir el riesgo de eventos cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y la mortalidad [25]. Sin embargo, para algunos pacientes ancianos frágiles estos resultados pueden no ser tan prioritarios como la reducción del riesgo de caída, que puede aumentar con los antihipertensivos.

Paso 4: comience el tratamiento. Discuta la decisión terapéutica con el paciente y sus cuidadores. Ajuste la dosis para tener en cuenta los cambios farmacocinéticos y farmacodinámicos que se asocían con la fragilidad (consulte el Cuadro 1). Use formulaciones que simplifiquen la administración. Por ejemplo, use formulaciones de liberación lenta, una vez al día, si el paciente puede tragarlas.

Paso 5: Proporcione información, instrucciones y advertencias. Es importante proporcionar información verbal clara y por escrito al paciente, a sus cuidadores y a otros proveedores de atención médica, incluyendo los especialistas. Tener una lista actualizada de los medicamentos también es importante. El seguimiento es importante para garantizar que el plan para el paciente se ha comunicado y se está implementando. Las advertencias deben incluir los eventos adversos que se observan comúnmente en personas mayores frágiles, que pueden no ser prominentes en la información estándar sobre el consumo de medicamentos, como los riesgos de caídas, confusión, incontinencia y polifarmacia.

Paso 6: monitorear (interrumpir) el tratamiento. El tratamiento puede interrumpirse cuando se soluciona el problema. En personas mayores frágiles, “resolver” problemas agudos con medicamentos puede implicar completar un ciclo de antimicrobianos para una infección o de analgésicos para el dolor agudo. Si el tratamiento para un problema agudo o crónico no es efectivo, seguro o conveniente, debe revisarse de nuevo, utilizando estos seis pasos.

Si se toma la decisión de suspender un medicamento, es importante verificar si puede suspenderse repentinamente o si hay que hacerlo gradualmente [34]. Cuando se interrumpe el tratamiento es importante monitorear los resultados. Estos pueden incluir eventos adversos por abstinencia de medicamentos, pero la mayoría de las veces no hay cambios o los efectos adversos se resuelven rápidamente.

Conclusión
Las personas mayores frágiles son los principales usuarios de medicamentos, a pesar de la escasez de evidencia sobre su farmacocinética y farmacodinamia, y la disminución de la resistencia a los eventos adversos farmacológicos en esa población. Al prescribir, es esencial tener en cuenta los objetivos del tratamiento, la función, las comorbilidades y la carga general de medicación del paciente. Revise con frecuencia todos los medicamentos que consumen los pacientes ancianos frágiles para asegurarse de que reciben un beneficio neto. Los ensayos clínicos (incluyendo los ensayos de depresión) y los estudios observacionales están comenzando a incluir medidas objetivas sobre la fragilidad de los participantes. Esto ayudará a los prescriptores a evaluar cómo, en la práctica clínica, los hallazgos se aplican a los pacientes mayores frágiles y robustos.

Referencias

  1. Clegg A, Young J, Iliffe S, Rikkert MO, Rockwood K. Frailty in elderly people. Lancet 2013;381:752-62.
  2. Collard RM, Boter H, Schoevers RA, Oude Voshaar RC. Prevalence of frailty in community-dwelling older persons: a systematic review. J Am Geriatr Soc 2012;60:1487-92.
  3. Basic D, Shanley C. Frailty in an older inpatient population: using the clinical frailty scale to predict patient outcomes. J Aging Health 2015;27:670-85.
  4. Kojima G. Prevalence of frailty in nursing homes: a systematic review and meta-analysis. J Am Med Dir Assoc 2015;16:940-5.
  5. Gnjidic D, Hilmer SN, Blyth FM, Naganathan V, Cumming RG, Handelsman DJ, et al. High risk prescribing and incidence of frailty among older community-dwelling men. Clin Pharmacol Ther2012;91:521-8. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22297385
  6. Gnjidic D, Le Couteur DG, Blyth FM, Travison T, Rogers K, Naganathan V, et al. Statin use and clinical outcomes in older men: a prospective population-based study. BMJ Open 2013;3:e002333 Available from: https://bmjopen.bmj.com/content/3/3/e002333
  7. Bennett A, Gnjidic D, Gillett M, Carroll P, Matthews S, Johnell K, et al. Prevalence and impact of fall-risk-increasing drugs, polypharmacy, and drug–drug interactions in robust versus frail hospitalised falls patients: A Prospective Cohort Study. Drugs Aging 2014;31:225-32.
  8. Poudel A, Peel NM, Nissen LM, Mitchell CA, Gray LC, Hubbard RE. Adverse outcomes in relation to polypharmacy in robust and frail older hospital patients. J Am Med Dir Assoc 2016;17:767 e9-e13
  9. Kane AE, Mitchell SJ, Mach J, Huizer-Pajkos A, McKenzie C, Jones B, et al. Acetaminophen hepatotoxicity in mice: Effect of age, frailty and exposure type. Exp Gerontol 2016;73:95-106.
  10. Hilmer SN, Tran K, Rubie P, Wright J, Gnjidic D, Mitchell SJ, et al. Gentamicin pharmacokinetics in old age and frailty. Br J Clin Pharmacol 2011;71:224-31.
  11. Schwartz JB. Erythromycin breath test results in elderly, very elderly, and frail elderly persons. Clin Pharmacol Ther 2006;79:440-8.
  12. Williams FM, Wynne H, Woodhouse KW, Rawlins MD. Plasma aspirin esterase: the influence of old age and frailty. Age Ageing 1989;18:39-42.
  13. Yelland C, Summerbell J, Nicholson E, Herd B, Wynne H, Woodhouse KW. The association of age with aspirin esterase activity in human liver. Age Ageing 1991;20:16-8.
  14. Wynne HA, Cope LH, Herd B, Rawlins MD, James OF, Woodhouse KW. The association of age and frailty with paracetamol conjugation in man. Age Ageing 1990;19:419-24.
  15. Johnston C, Hilmer SN, McLachlan AJ, Matthews ST, Carroll PR, Kirkpatrick CM. The impact of frailty on pharmacokinetics in older people: using gentamicin population pharmacokinetic modeling to investigate changes in renal drug clearance by glomerular filtration. Eur J Clin Pharmacol 2014;70:549-55.
  16. Wynne HA, Yelland C, Cope LH, Boddy A, Woodhouse KW, Bateman DN. The association of age and frailty with the pharmacokinetics and pharmacodynamics of metoclopramide. Age Ageing 1993;22:354-9.
  17. Nguyen TN, Morel-Kopp MC, Cumming R, Ward C, Hilmer S. Effect of frailty and age on platelet aggregation and response to aspirin in older patients with atrial fibrillation: a pilot study. Cardiol Ther 2016;5:51-62.
  18. Cullinan S, O’Mahony D, O’Sullivan D, Byrne S. Use of a frailty index to identify potentially inappropriate prescribing and adverse drug reaction risks in older patients. Age Ageing 2016;45:115-20.
  19. Jamsen KM, Bell JS, Hilmer SN, Kirkpatrick CM, Ilomaki J, Le Couteur D, et al. Effects of changes in number of medications and drug burden index exposure on transitions between frailty states and death: The Concord Health and Ageing in Men Project Cohort Study. J Am Geriatr Soc 2016;64:89-95.
  20. Gray SL, LaCroix AZ, Aragaki AK, McDermott M, Cochrane BB, Kooperberg CL, et al. Angiotensin-converting enzyme inhibitor use and incident frailty in women aged 65 and older: prospective findings from the Women’s Health Initiative Observational Study. J Am Geriatr Soc 2009;57:297-303. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19207145
  21. LaCroix AZ, Gray SL, Aragaki A, Cochrane BB, Newman AB, Kooperberg CL, et al. Statin use and incident frailty in women aged 65 years or older: prospective findings from the Women’s Health Initiative Observational Study. J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2008;63:369-75. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18426960
  22. Peeters G, Tett SE, Hollingworth SA, Gnjidic D, Hilmer SN, Dobson AJ, et al. Associations of guideline recommended medications for acute coronary syndromes with fall-related hospitalizations and cardiovascular events in older women with ischemic heart disease. J Gerontol A Biol Sci Med Sci2017;72:259-65. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27384327
  23. Gnjidic D, Bennett A, Le Couteur DG, Blyth FM, Cumming RG, Waite L, et al. Ischemic heart disease, prescription of optimal medical therapy and geriatric syndromes in community-dwelling older men: a population-based study. Int J Cardiol 2015;192:49-55. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25988541
  24. Williamson JD, Supiano MA, Applegate WB, Berlowitz DR, Campbell RC, Chertow GM, et al.Intensive vs standard blood pressure control and cardiovascular disease outcomes in adults aged >/=75 years: a randomized clinical trial. JAMA 2016;315:2673-82. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4988796/
  25. Warwick J, Falaschetti E, Rockwood K, Mitnitski A, Thijs L, Beckett N, et al. No evidence that frailty modifies the positive impact of antihypertensive treatment in very elderly people: an investigation of the impact of frailty upon treatment effect in the HYpertension in the Very Elderly Trial (HYVET) study, a double-blind, placebo-controlled study of antihypertensives in people with hypertension aged 80 and over. BMC Med 2015;13:78 Available from: https://bmcmedicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12916-015-0328-1
  26. Thai M, Hilmer S, Pearson SA, Reeve E, Gnjidic D. Prevalence of potential and clinically relevant statin-drug interactions in frail and robust older inpatients. Drugs Aging 2015;32:849-56. Available from: https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs40266-015-0302-9
  27. Reeve E, Gnjidic D, Long J, Hilmer S. A systematic review of the emerging definition of ‘deprescribing’ with network analysis: implications for future research and clinical practice. Br J Clin Pharmacol 2015;80:1254-68. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4693477/
  28. Le Couteur D, Gnjidic D, McLachlan A. Deprescribing. Aust Prescr 2011;34:182-5. Available from: https://www.nps.org.au/australian-prescriber/articles/deprescribing
  29. Potter K, Flicker L, Page A, Etherton-Beer C. Deprescribing in frail older people: a randomised controlled trial. PLoS One 2016;11:e0149984 Available from: http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0149984
  30. Lavan AH, Gallagher P, Parsons C. O’Mahony. STOPPFrail (Screening Tool of Older Persons Prescriptions in Frail Adults with Limited Life Expectancy): consensus validation. Age Ageing 2017 Jan 23 [Epub ahead of print]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28119312
  31. de Vries TP, Henning RH, Hogerzeil HV, Fresle DA. Guide to good prescribing: a practical manual. Geneva: World Health Organization; 1994.
  32. Kalisch LM, Caughey GE, Roughead EE, Gilbert AL. The prescribing cascade. Aust Prescr2011;34:162-6. Available from: https://www.nps.org.au/australian-prescriber/articles/the-prescribing-cascade
  33. Jaspers Focks J, Brouwer MA, Wojdyla DM, Thomas L, Lopes RD, Washam JB, et al. Polypharmacy and effects of apixaban versus warfarin in patients with atrial fibrillation: post hoc analysis of the ARISTOTLE trial. BMJ 2016;353:i2868 Available from: https://www.bmj.com/content/353/bmj.i2868
  34. Scott IA, Hilmer SN, Reeve E, Potter K, Le Couteur D, Rigby D, et al. Reducing inappropriate polypharmacy: the process of deprescribing. JAMA Intern Med 2015;175:827-34. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25798731
creado el 9 de Octubre de 2018


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section