Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Investigaciones

Gabapentina y pregabalina, ¿está justificado usar altas dosis? (Gabapentin and pregabalin: Are high doses justified?)
Therapeutics Letter, enero 2019
https://www.ti.ubc.ca/2019/02/19/117-gabapentin-and-pregabalin-are-high-doses-justified/
Traducido por Juan Erviti

Hubo un tiempo en el que la analgesia parecía un aspecto claro en medicina. Los libros de texto y las guías de práctica clínica eran inequívocos en sus planteamientos, aunque llenos de conflictos de interés. Incluso las guías más recientes recomiendan la titulación de dosis en base a una noción implícita, y también carente de evidencia, de que más es claramente mejor [1].

Los estudios recientes y las revisiones sistemáticas muestran que los fármacos rara vez mejoran significativamente los efectos del placebo en el dolor crónico. Incluso los tratamientos clásicos de referencia como el paracetamol y aminotriptilina no presentan buenos resultados en los ensayos clínicos aleatorizados y controlados con placebo [2,3]. La evidencia reciente confirma que gabapentina y pregabalina no son eficaces en el dolor de espalda ni en la ciática [4,5].

“Forzar la dosis” puede ser caro y peligroso. Podría estar justificado si produjeran mejores resultados, pero debería desaconsejarse si incrementasen los daños. Tanto gabapentina como pregabalina son fármacos con riesgo de abuso potencial. La pregabalina es un fármaco de especial control en EEUU, lo mismo ocurre con la gabapentina en algunos Estados y ambos fármacos serán de especial control en Gran Bretaña a partir de abril de 2019. Tanto la Agencia Canadiense del Medicamento (Health Canada) como el gobierno británico han advertido de que la gabapentina puede ocasionar depresión respiratoria grave, incluso en ausencia de opioides concomitantes [6-8].

Casi todas las prescripciones de gabapentina y pregabalina en British Columbia se pautan para el dolor crónico. En 2009, Therapeutics Letter 75 concluía que el número de personas que experimentaban beneficios era similar a la cantidad de individuos que sufrían daños tras el tratamiento con gabapentina para el dolor neuropático clásico, por ejemplo, neuralgia postherpética o neuropatía diabética. Tras dos días tomando gabapentina a dosis de 100-900 mg/d, los pacientes pueden valorar el beneficio neto. Como mucho, uno de cada seis obtendrá un claro beneficio. Rara vez se justifica el uso de dosis altas o tratamientos prolongados [9]. Igualmente, en 2015, Therapeutics Letter 96 concluía que menos de una de cada diez personas tratadas con pregabalina, venlafaxina o duloxetina experimentan un descenso significativo del dolor. Las dosis superiores aumentan los daños sin conseguir una mejor analgesia [10]. Estas conclusiones no son ni mucho menos exageradas [11].

En 2016 se prescribió gabapentina a más de 111.000 personas en British Columbia, incluyendo un 29% a dosis >1200 mg/d y un 19% a dosis >1800 mg/d. Casi 29.000 personas recibieron pregabalina, incluyendo un 5% a dosis >600 mg/d [12]. Este artículo se centra en el análisis dosis-respuesta de los ensayos clínicos aleatorizados controlados con placebo (ECAs) de gabapentina y pregabalina en el dolor neuropático.

Evaluamos los metaanálisis de ECAs incluidos en tres revisiones Cochrane en los que se comparaban dosis fijas o flexibles frente a placebo en el dolor neuropático [13, 14, 15]. En todos los casos se utilizó una escala de puntuación numérica (NRS) de 0 a 10 (o equivalente) el para evaluar el dolor. Solamente uno de los ocho estudios con gabapentina y uno de los catorce estudios con pregabalina demostraron una mejora media frente a placebo de 2 puntos en la escala NRS de 11 puntos [16,17]. Una diferencia de 2 puntos en esta escala podría suponer una diferencia mínima clínicamente relevante [18].

Las altas dosis producen más daños
Tanto gabapentina como pregabalina aumentan los efectos adversos frente a placebo. Esto es claramente dependiente de la dosis [14,17,19]. Los efectos adversos más comunes de la gabapentina son el mareo, somnolencia, confusión, ataxia, aturdimiento, letargia y edema. La pregabalina aumenta la somnolencia, mareo, ataxia, ganancia de peso, edema periférico, visión borrosa, diplopía y dolor de cabeza.

Las dosis altas no mejoran significativamente el alivio del dolor
Gabapentina: evaluamos 8 ECAs publicados que comparaban gabapentina frente a placebo durante 4-8 semanas. Cinco ensayos utilizaron titulación forzada y 3 de ellos titulación flexible. Los pacientes sometidos a titulación forzada recibieron dosis diarias de 1800 mg o 2400 mg. En el único ensayo publicado que comparaba directamente 1800 mg/d frente a 2400 mg/d, las dosis más altas no consiguieron una reducción clínicamente significativa del dolor. Un estudio de gran tamaño muestral, no publicado, realizado en pacientes con neuropatía diabética, encontró que no había diferencias respecto a placebo en la puntuación media del dolor con las dosis de 900, 1200 o 1800 mg/d. No se encontró una relación dosis-respuesta [20].

En los ensayos con titulación flexible, las dosis de gabapentina oscilaron entre 400 y 3600 mg/d. En un ensayo con titulación flexible, los pacientes del grupo gabapentina recibieron una dosis mediana de 2400 mg/d, aunque las dosis de gabapentina superiores a 1200 mg/d no mejoraron la analgesia [21].

Pregabalina: evaluamos 14 ECAs que compararon pregabalina con placebo durante 4-16 semanas. Nueve estudios de titulación forzada utilizaron dosis diarias de 150 mg, 300 mg, 450 mg o 600 mg. Las dosis diarias superiores a 300 mg no disminuyeron la puntuación media del dolor más que las dosis bajas.

De los cinco ensayos de titulación flexible, cuatro utilizaron dosis diarias de pregabalina entre 350-600 mg y un quinto ECA utilizó 300-450 mg/d [22-26]. La dosis final media de pregabalina fue 400-500 mg. Un ensayo concluyó que no había mejora en el alivio del dolor a dosis >300 mg. Los otros cuatro ensayos no publicaron los datos de forma que se pudieran comparar los resultados de las distintas dosis.

Limitaciones
Los ensayos aleatorizados generalmente incluyeron pacientes “ideales” sin comorbilidades que pudieran aumentar los efectos adversos o reducir la eficacia, como insuficiencia renal, ni pacientes descompensados o frágiles. Ambos fármacos se excretan por orina. En el caso de la pregabalina, la discontinuación por efectos adversos fue más común en personas con filtración glomerular reducida y lo mismo podría esperarse de la gabapentina. En los ensayos se excluyeron a los pacientes que habían probado previamente estos fármacos y que no experimentaron alivio del dolor. Estos y otros importantes sesgos nos hace pensar que los resultados de los ECAs reflejan el escenario más favorable para los fármacos, exagerando lo que puede esperarse de ellos en la vida real.

Consideraciones clínicas
La corta semivida de eliminación de la gabapentina y pregabalina indica que los pacientes con función renal normal alcanzan el estado estacionario en el plazo de 1-2 días a cualquier dosis empleada. Ambos fármacos pueden titularse a intervalos de unos pocos días hasta una semana, en base a la respuesta al dolor y a la tolerabilidad. Para los pacientes que inicien el tratamiento con gabapentina, la dosis de 300-900 mg/d es un punto de partida razonable, pero hay que tener presente que se ha descrito toxicidad significativa con dosis incluso de 100 mg/d. Cuando no hay un descenso clínicamente significativo del dolor no es racional “forzar la dosis”. Las dosis de pregabalina entre 50-100 mg/d también pueden causar efectos adversos intolerables en algunos casos. Si no se alcanza un alivio del dolor con dosis moderadas, es irracional pautar dosis más altas. Generalmente, no tiene sentido desde un punto de vista clínico sobrepasar las dosis de 1800 mg/d de gabapentina o 300 mg/d de pregabalina.

Si un paciente realmente mejora, utilice la dosis mínima eficaz. Recuerde que muchas patologías que cursan con dolor mejoran de forma espontánea a lo largo del tiempo. Reevalúe de forma regular la terapia, dada la ausencia de datos que apoyen la continuación del tratamiento a largo plazo. Las nuevas intercurrencias en salud pueden hacer que los pacientes se hagan más vulnerables a las descompensaciones o cambios en su estado mental.

Deprescripción
La suspensión gradual a lo largo de días o semanas puede evitar la aparición de síntomas de retirada como diaforesis, ansiedad, palpitaciones o confusión [27,28]. La aparición de efectos adversos peligrosos(ej, caídas, deterioro cognitivo grave, sedación o edema) requieren una suspensión inmediata del fármaco.

Conclusiones

  • Muchos habitantes de British Columbia reciben dosis muy altas en contra de la mejor evidencia disponible.
  • La mayor parte de los pacientes con dolor no se benefician del tratamiento con gabapentina ni pregabalina.
  • No se debe esperar más alivio del dolor con las dosis altas.
  • Con cualquier dosis, deben evaluarse los beneficios y daños dentro de las dos primeras semanas; así mismo, debe re-evaluarse a menudo la posibilidad de reducir la dosis o deprescribir el fármaco.
  • Los efectos adversos son mayores a dosis más altas. Es esperable experimentar más daños en pacientes frágiles, con insuficiencia renal o en pacientes que utilizan otros fármacos sedantes o alcohol.

Bibliografía:

  1. Mu A, Weinberg E, Moulin DE, Clarke H. Pharmacologic management of chronic neuropathic pain: Review of the Canadian Pain Society consensus statement. Canadian Family Physician 2017; 63(11):844-852. http://www.cfp.ca/content/63/11/844.long
  2. Machado GC, Maher CG, Ferreira PH, et al. Efficacy and safety of paracetamol for spinal pain and osteoarthritis: systematic review and meta-analysis of randomized placebo controlled trials. BMJ 2015; 350:h1225 DOI: 10.1136/bmj.h1225
  3. Moore RA, Derry S, Aldington D, et al. Amitriptyline for neuropathic pain in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews 2015, Issue 7, Art. No.: CD008242. DOI:10.1002/14651858.CD008242.pub3 DOI: 10.1002/14651858.CD008242.pub3
  4. Shanthanna H, Gilron I, Rajarathinam M, et al. Benefits and safety of gabapentinoids in chronic low back pain: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. PLoS Med 2017; 14(8):e1002369. DOI: 10.1371/journal.pmed.1002369
  5. Enke O, New HA, New CH, et al. Anticonvulsants in the treatment of low back pain and lumbar radicular pain: a systematic review and meta-analysis. CMAJ 2018; 190(26):E786-793. DOI: 10.1503/cmaj.171333
  6. Mayor S. Pregabalin and gabapentin become controlled drugs to cut deaths from misuse. BMJ 2018; 363:k4364. DOI: 10.1136/bmj.k4364
  7. Health Canada. Summary safety review – Gabapentin – Assessing the potential risk of serious breathing problems. MedEffect Canada Safety Reviews September 16, 2016; https://www.canada.ca/en/health-canada/services/drugs-health-products/medeffectcanada/safety-reviews/summary-safety-review-gabapentin-assessing-potential-riskserious-breathing.html (accessed 15 Jan 2019)
  8. United Kingdom Medicines and Healthcare products Regulatory Agency. Gabapentin (Neurontin): risk of severe respiratory depression. Drug Safety Update October 26, 2017; https://www.gov.uk/drug-safety-update/gabapentin-neurontin-risk-of-severe-respiratorydepression (accessed 15 Jan 2019)
  9. Therapeutics Initiative. Gabapentin for pain: New evidence from hidden data. Therapeutics Letter 2009; 75:1-2. https://ti.ubc.ca/letter75
  10. Therapeutics Initiative. Benefits and harms of drugs for “neuropathic” pain. Therapeutics Letter 2015; 96:1-2. https://ti.ubc.ca/letter96
  11. Moore A, Derry S, Eccleston C, Kalso E. Expect analgesic failure; pursue analgesic success. BMJ 2013; 346:f2690. DOI: 10.1136/bmj.f2690
  12. Patient-level de-identified data from British Columbia PharmaNet, accessed with permission by the Therapeutics Initiative PharmacoEpidemiology Group through the British Columbia Ministry of Health HealthIdeas Data Warehouse (accessed 15 Jan 2019)
  13. Wiffen PJ, Derry S, Bell RF, et al. Gabapentin for chronic neuropathic pain in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews 2017, Issue 6, Art. No.:CD007938. DOI: 10.1002/14651858.CD007938.pub4
  14. Moore RA, Sträube S, Wiffen PJ, et al. Pregabalin for acute and chronic pain in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews 2009, Issue 3, Art. No.:CD007076. DOI: 10.1002/14651858.CD007076.pub2
  15. Derry S, Cording M, Wiffen PJ, et al. Pregabalin for pain in fibromyalgia in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews 2016, Issue 9, Art. No.: CD011790. DOI: 10.1002/14651858.CD011790.pub2
  16. Bone M, Critchley P, Buggy DJ. Gabapentin in postamputation phantom limb pain: a randomized, double-blind, placebo-controlled, cross-over study. Regional Anesthesia & Pain Medicine 2002; 27(5):481-6. DOI: 10.1053/rapm.2002.35169
  17. Rice AS, Maton S, Postherpetic Neuralgia Study Group. Gabapentin in postherpetic neuralgia: a randomised, double blind, placebo controlled study. Pain. 2001; 94(2):215-24. DOI: 10.1016/S0304-3959(01)00407-9
  18. Olsen MF, Bjerre E, Hansen MD, et al. Minimum clinically important differences in chronic pain vary considerably by baseline pain and methodological factors: systematic review of empirical studies. J Clin Epidemiol 2018; 101:87-106e2. DOI: 10.1016/j.jclinepi.2018.05.007
  19. Backonja M, Beydoun A, Edwards KR, et al. Gabapentin for the symptomatic treatment of painful neuropathy in patients with diabetes mellitus: a randomized controlled trial. JAMA. 1998; 280(21):1831-6. DOI: 10.1001/jama.280.21.1831
  20. Perry TL. Neurontin expert opinion on efficacy and effectiveness for pain. 2008 August 10. Neurontin Litigation Documents. UCSF Drug Industry Documents. https://www.industrydocumentslibrary.ucsf.edu/drug/docs/fhhw0217 (accessed 15 Jan 2019)
  21. Hahn K, Arendt G, Braun JS, et al. A placebo-controlled trial of gabapentin for painful HIV-associated sensory neuropathies. J Neurol 2004; 251(10):1260-6. DOI: 10.1007/s00415-004-0529-6
  22. Ohta H, Oka H, Usui C, et al. A randomized, double-blind, multicenter, placebo controlled phase III trial to evaluate the efficacy and safety of pregabalin in Japanese patients with fibromyalgia. Arthritis Res Ther 2012; 14(5):R217. DOI: 10.1186/ar4056
  23. Siddall PJ, Cousins MJ, Otte A, et al. Pregabalin in central neuropathic pain associated with spinal cord injury: a placebo-controlled trial. Neurology 2006; 67(10):1792-800. DOI: 10.1212/01.wnl.0000244422.45278.ff
  24. Vranken JH, Dijkgraaf MG, Kruis MR, et al. Pregabalin in patients with central neuropathic pain: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial of a flexible-dose regimen. Pain 2008; 136(1-2):150-7. DOI: 10.1016/j.pain.2007.06.033
  25. Freynhagen R, Strojek K, Greising T, et al. Efficacy of pregabalin in neuropathic pain evaluated in a 12-week, randomised, double-blind, multicentre, placebo-controlled trial of flexible- and fixed-dose regimens. Pain 2005;115(3):254-63. DOI: 10.1016/j.pain.2005.02.032
  26. Stacey BR, Barrett JA, Whalen E, et al. Pregabalin for postherpetic neuralgia: placebocontrolled trial of fixed and flexible dosing regimens on allodynia and time to onset of pain relief. Pain 2008; 9(11):1006-17. DOI: 10.1016/j.jpain.2008.05.014
  27. Norton JW. Gabapentin withdrawal syndrome. Clin Neuropharmacol 2001; 24(4):245-6. PMID: 11479399
  28. Grosshans M, Mutschler J, Hermann D, et al. Pregabalin abuse, dependence, and withdrawal: a case report. Am J Psychiatry 2010; 167(7):869. DOI: 10.1176/appi.ajp.2010.09091269
creado el 16 de Mayo de 2019


Subscripción Gratuita
Cómo Ayudar



Búsqueda


Término a buscar

Buscar frase exacta
+ Búsqueda avanzada
Buscar en

Desde

Hasta

Sección