Salud y Fármacos

Una organización internacional sin ánimo de lucro para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos entre la población hispano-parlante

Ventana Abierta

RUMBOS DEL ESCENARIO POLITICO-SANITARIO: ¿CAMBIOS EN PRO DE QUIÉN?
José Augusto C. Barros, Departamento de Medicina Social, Universidad Federal de Pernambuco

En la última década se han dado profundos cambios políticos y económicos en el escenario internacional, particularmente tras el establecimiento de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la aprobación del llamado Acuerdo TRIPS. La puesta en marcha de propuestas neoliberales en diversos países significó un recorte de gastos en políticas sociales con un impacto significativo en la asistencia sanitaria. De hecho entre las consecuencias más llamativas de la denominada ‘globalización’ pueden citarse la hegemonía de la eficiencia económica y el incremento de la productividad en beneficio de los países ricos. Gracias a los gobiernos que se adhirieron a las políticas neoliberales, se han tomado múltiples medidas con el propósito de controlar el déficit fiscal, la inflación, o la deuda pública interna y externa. Los efectos de los mencionados cambios en el sector salud en general y en farmacéutico en particular han sido adecuadamente discutidos por Ugalde y colaboradores en un texto reciente (Ugalde et al, 2002).

Por otro lado las transnacionales farmacéuticas siguen promocionando los medicamentos como si de hecho fuesen la alternativa para el disfrute de altos niveles de salud. Además de las técnicas tradicionales de marketing y publicidad las empresas están utilizando crecientemente los recursos más modernos brindados por los avances de la tecnología de la información, como es el caso del internet. En EE.UU. la publicidad directa al consumidor alcanzó los US$ 2,5 mil millones? en 2000 (en el año anterior había sido del orden de US$ 1,8 billones). Es necesario enfatizar que más de la mitad del mencionado gasto se orientó hacia anuncios televisivos, y la mitad de los medicamentos anunciados requerían prescripción médica. El resultado fue un incremento en las ventas precisamente de los 50 medicamentos más anunciados (Findley, 2001).

El incremento de los precios ha hecho aún más difícil el acceso en muchos países a los medicamentos esenciales. Ello ha provocado la búsqueda de alternativas y en impulsar programas de genéricos. En el caso particular del SIDA, la opción de prescribir genéricos junto con incentivos para su producción local ha generado descensos importantes en los gastos en varios países. Para el mismo tratamiento, el precio anual por paciente en Brasil se redujo a US$ 3.000, es decir una cantidad tres veces menor que en EE.UU. (Barros, 2001).

En el entorno de la crisis sanitaria creada sobre todo por la pandemia del SIDA y como resultado de presiones de ONGs y gobiernos de países en desarrollo liderados por Brasil, la Conferencia Ministerial celebrada en Doha (noviembre de 2001)-a pesar de la posición en contrario de la industria y de algunos países desarrollados-terminó por aceptar en su declaración final que dada la gravedad de ciertos problemas que afectan muchos países en desarrollo: “el Acuerdo TRIPS no debe impedir que los Estados-miembros pongan en marcha medidas para proteger la salud pública. Y aunque recalcando nuestro interés en el mencionado Acuerdo, afirmamos que el mismo puede y debe ser interpretado e implementado de forma que apoye el derecho de los miembros de la OMC de proteger la salud pública y, en particular, de promover el acceso universal a los medicamentos”.

El planteamiento de la delegación brasileña en Doha fue muy claro e tajante como lo indica la declaración: “… hay circunstancias en que los conflictos de intereses requieren de los Estados el ejercicio de su suprema responsabilidad política … Brasil promociona y acata los derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, si las circunstancias lo requieren, de la misma forma que otros países, Brasil no dudará en utilizar plenamente la flexibilidad permitida por el acuerdo TRIPS para salvaguardar la salud de sus ciudadanos” (Correa 2002).

A pesar de que en las dos últimas décadas se han identificado muchos factores que influyen en el uso adecuado de medicamentos y en la formulación de propuestas para mejorarlo subsisten múltiples problemas causados por los diversos actores que participan a lo largo de todo el ciclo medicamentoso, desde la producción, distribución, prescripción y consumo. Gran parte de los problemas provienen de la industria farmacéutica, debido su necesidad de incrementar beneficios (Barros 1995). Por lo tanto, es necesario intensificar la presión sobre gobiernos y autoridades sanitarias para que pongan en marcha políticas que den prioridad los intereses de la salud cuando se enfrentan con la lógica empresarial al mismo tiempo que se hace consciente a la población sobre las ventajas y riesgos que los fármacos conllevan.

 


Referencias

Barros JAC. Propaganda de Medicamentos: ¿Atentado à saúde? (2ª edición). São Paulo: Sociedade Brasileira de Vigilância de Medicamentos; 1995.

Barros JAC. Genéricos versus patentes: o caso dos antiretrovirais põe a nu os interesses da indústria farmacêutica. Rev. Saúde em debate, 2001; (57):85-89.

Correa CM. Implications of the Doha Declaration on the TRIPS Agreement and Public Health. Accedido a través del internet; 2002.

Ugalde A, Homedes N and Zwi A. Globalization, Equity and Health in Latin America. In Abel C y Lewis CM (comp). Exclusion and Engagement: Social Policy in Latin America. London: University of London. Institute of Latin American Studies; 2002. Pp 151-171. 
 

modificado el 28 de Noviembre de 2013


Free Trial
How to help?



Search


Search terms

Search for exact phrase
+ Advanced search
Search for

From

To

Section